Staff
Agencia Reforma

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.-Los 14 civiles ejecutados el pasado sábado por un comando en Reynosa eran personas inocentes, reconoció ayer el Gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca.
El Mandatario demandó actuar contra el crimen organizado al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, con el que sostiene un choque político y cuyo partido, Morena, impulsa su desafuero y destitución.
“En relación con los condenables hechos registrados en Reynosa, los cuales cobraron la vida de ciudadanos inocentes, giré instrucciones para esclarecer a la brevedad lo ocurrido y se proceda contra los responsables”, señaló García Cabeza de Vaca en un comunicado.
Aunque ninguna autoridad ha aclarado la identidad de las víctimas, testigos señalaron el sábado a Grupo REFORMA que se trató de peatones, taxistas, comerciantes y más inocentes que fueron atacados “al azar” en el oriente de Reynosa.
La zona está en disputa por células rivales del Cártel del Golfo (CDG).
“Las organizaciones criminales”, agregó ayer el Gobernador panista, “deben recibir por parte del Gobierno federal una señal clara, explícita y contundente de que no habrá espacios para la impunidad”.
El saldo mortal por la incursión del sábado de un comando en Reynosa subió ayer a 18 fallecidos, 14 de ellos civiles inocentes, pero la cifra real sería de 23 muertes.
El Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Tamaulipas, que agrupa a las corporaciones militares y policiacas federales y locales, informó que hubo otros tres sicarios abatidos durante la jornada violenta, para sumar cuatro civiles armados.
Anoche, sin embargo, una fuente relacionada con las investigaciones reveló que el saldo mortal ascendía a 23 muertos.
Al asegurar que seguían las indagatorias, el informante dijo que no podía detallar aún si los cinco nuevos fallecidos son civiles o pistoleros.
La zona se ha vuelto un punto de enfrentamientos entre células rivales del Cártel del Golfo (CDG) que se disputan los límites de Reynosa y Río Bravo, pero hasta el sábado no se había reportado una agresión a civiles de forma indiscriminada.
Reynosa, ciudad natal del Gobernador García Cabeza de Vaca, es gobernada por la Alcaldesa albiazul Maki Ortiz, pero a partir del 1 de octubre lo será por Morena y el hijo de la actual Presidenta Municipal, Carlos Peña.
El ataque más sangriento se dio en la Colonia Almaguer, donde siete jóvenes habrían sido atacados y asesinados, de acuerdo con los testimonios.