Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, exigió ayer detener los asesinatos y desapariciones de mujeres y niñas, y culpó de este fenómeno a la cultura machista, la permisividad con el acoso en instituciones como escuelas y universidades, y la impunidad para los criminales.
«Estamos en un país donde matan en promedio a 10 mujeres al día, estamos en un país en donde las mujeres y las niñas desaparecen y las matan con total impunidad, mientras la sociedad y las autoridades volteamos a otro lado. Esta es una realidad que no podemos seguir permitiendo», aseveró.
«No podemos seguir viviendo en un país donde las mujeres pueden desaparecer y no pasa nada. En este país se es pobre y mujer, y se puede desaparecer a esta persona y nadie la busca, esa es una realidad eso es lo que vive nuestro país, más allá de discursos y más allá de todo lo que podamos decir requerimos tomar medidas urgentes y no multiplicar las excusa».
Zaldívar participó en la presentación de actividades del Centro de Documentación, Investigación y Prospectiva para la Seguridad, Justicia y Paz, creado por la la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).
El ministro presidente de la Corte atribuyó la violencia contra las mujeres a la cultura machista que, en México, comienza en los hogares y se perpetúa en escuelas y universidades.
«Cuando tenemos ambientes donde permitimos que maestros y alumnos acosen a las alumnas, cuando no establecemos políticas de cero tolerancia al lenguaje, a los chistes, a las miradas y al multiacoso que sufren todas las mujeres que acuden a los centros de educación», sostuvo.
«Cuando, incluso, premiamos a maestros que sabemos que por años tienen fama de ser acosadores, cuando quitamos de inmediato el tablero donde ponen las mujeres los nombres de los profesores que las acosan para tratar de disimular que en esa universidad no pasa nada».
Zaldívar criticó a quienes imputan a las propias mujeres la violencia, por usar minifalda, salir solas de noche o porque eran parte de familias destruidas.
«El segundo aspecto es la impunidad ¿por qué los hombres matan mujeres todos los días? porque pueden y porque no pasa nada, porque no hay consecuencias, porque los feminicidios no se investigan, porque cuando se investigan se investigan mal», acusó.
El ministro sostuvo que las malas indagaciones sobre los feminicidios derivan en impunidad con las resoluciones judiciales.
El Centro de Documentación de la ANUIES estableció un convenio con la Corte para implementar planes, proyectos, programas, estrategias y acciones dirigidas a la difusión del conocimiento jurídico.

¡Participa con tu opinión!