Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego que los operadores del Canciller Marcelo Ebrard acusaron el supuesto uso de recursos humanos y materiales del Gobierno para que otros aspirantes presidenciales se promocionen, el líder nacional morenista Mario Delgado les exigió presentar pruebas y los llamó a actuar con madurez.
«Les ofrezco diálogo y comunicación, porque todos tenemos que ser responsables en este proceso, no hacer declaraciones fáciles que sean contraproducentes contra nuestro movimiento», indicó en rueda de prensa.
«Todos debemos hacernos responsables, con mucha madurez, de la unidad, y si hay inquietudes, yo les digo que estoy a sus órdenes, pero también les pido que nos hagamos responsables, porque es un proceso histórico, y no nos puede ganar una declaración irresponsable», apuntó.
El pasado domingo, senadores, diputados y líderes locales de Morena que simpatizan con la opción del Secretario de Relaciones Exteriores denunciaron que «otros aspirantes» usan recursos públicos para su promoción.
«Vemos con gran preocupación que se han desplegado acciones de promoción personal que implican el uso de recursos materiales y humanos que no solamente atentan contra la equidad del proceso, sino que llegan a ser potenciales ilegalidades», indicó la senadora Malú Micher, a quien Ebrard designó como coordinadora de su aspiración.
Delgado aseguró que él no ve un uso de recursos públicos, pero consideró que quienes señalaron presuntas irregularidades deben presentar pruebas.
«Los llamo al diálogo y la responsabilidad; no veo el uso de recursos públicos, pero si tienen pruebas, que nos las presenten o se las presenten a la autoridad correspondiente, porque es un delito», añadió.
Sin embargo, el dirigente morenista aclaró que no vale la pena dividirse ni confrontarse ni hacerse la víctima.
«Porque la gente lo va a ver y la gente que confronta, que se la vive manifestando su desacuerdo o poniéndose de víctima, la gente lo está viendo», advirtió.
«Cada quien tiene que hacerse responsable y yo veo mucha madurez en los liderazgos, sabemos que están muy conscientes de qué está en juego y sabemos que todos van a estar a la altura para que nuestro movimiento siga en unidad y salgamos adelante».
Delgado aseguró que la promesa por parte de la dirigencia nacional y las dirigencias estatales es que habrá imparcialidad e institucionalidad, sin simulaciones.
Ante la exigencia del equipo de Ebrard de la necesidad de un acuerdos para fijar reglas claras, coincidió en que sí debe haber un pacto y éste debe darse en el Congreso Nacional de septiembre.
«Podría irse configurando un acuerdo de que todos estuvieran dispuestos a respetar y que se pudiera discutir en el marco del Congreso Nacional para dar certeza, certidumbre y tranquilidad de que la disputa no es entre nosotros, y que finalmente la gente va a evaluar todo», agregó.