Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO:
Francisco se toma la foto con la candidata Xóchitl Gálvez y extiende una playera del Cruz Azul, al finalizar el encuentro nacional de Acción Juvenil.

El originario de Salamanca confía en que este año el azul da buena suerte.

«Siento que el azul del PAN y el azul del equipo nos van a traer cosas buenas este año», depara el militante de 25 años, que presume ser del bastión panista de Guanajuato.

Afirma que Gálvez ganará la Presidencia y Cruz Azul va por el campeonato y por otro triunfo, unas horas antes de que enfrente al América.

Los jóvenes de Acción Nacional han recibido varias instrucciones en la reunión en la sede del partido: tienen que ayudar en el triunfo.

Una de ellas es convencer a los indecisos y formar el «ejército digital» que enfrente al «dictador» de Andrés Manuel López Obrador, según les dijo el dirigente Marko Cortés.

Xóchitl Gálvez empieza a formular una propuesta para los jóvenes, que son clave en la elección del 2 de junio, y la adelanta a los militantes de Acción Nacional.

Para aquellos que no vivieron las luchas democráticas, porque cuando nacieron ya había alternancia en la Presidencia, Gálvez explica que la propuesta de la candidata de enfrente es regresar al pasado con un régimen autoritario.

«No podemos seguir en manos de gobiernos autoritarios. ¿Qué tal el talante del Presidente de decir que él está por encima de la ley?

«Nadie está por encima de la ley, la ley es la ley y la ley se respeta. Por eso tenemos que luchar, porque lo que plantean ellos es un Gobierno autoritario, lo que ellos plantean es el regreso al pasado, a la falta de la división de poderes», planteó Gálvez.

Llamó también a apoyar a los candidatos a diputados y senadores, porque tienen que recuperar el Congreso y regresar a la división de Poderes en nuestro país.

«Porque nosotros sí vamos a respetar la ley y sí vamos a respetar la división de poderes, mis queridos jóvenes», manifestó la candidata presidencial de la coalición Corazón y Fuerza por México.

Trata de conectar, sobre todo, con los panistas de Guanajuato, pero ellos quieren echarle porras a la candidata al Gobierno estatal, Libia García.

«Basta, basta de violencia. México no está bien y ustedes lo saben, aquí están los jóvenes de Guanajuato. No vamos a dejar solo a Guanajuato. Este gobierno, claro», la interrumpen con el grito de «¡Libia Gobernadora! ¡Libia Gobernadora!».

Gálvez trata de retomar el tema.

«Claro que vamos a trabajar con Libia y la vamos a apoyar porque este Gobierno abandonó a Guanajuato. Lo ha abandonado, porque la seguridad de Guanajuato tiene que ver mucho con delitos de alto impacto».

Xóchitl Gálvez resalta uno de los hechos más graves del sexenio y los jóvenes panistas compiten en porras.

Refiere el caso de los jóvenes ejecutados en Salvatierra y manifiesta que la matanza de jóvenes tiene que parar.

«Sesenta mil jóvenes han sido asesinados en este gobierno. Eso es lo que vamos a cambiar. Le vamos a poner un hasta aquí a los delincuentes porque esa mujer no les va a dar abrazos. Aquí no va a haber abrazos para los delincuentes.

«Aquí les vamos a aplicar la ley. Aquí vamos a cuidar a nuestros jóvenes», afirma y vuelven los gritos de «¡Xóchitl! ¡Xóchitl! ¡Xóchitl!».

Confía en que acaba de reunirse con un grupo de jóvenes dentro de los foros que organiza el equipo de campaña. Ahí le expresaron las principales preocupaciones.

Lo que piden es educación, un reparto parejo de las becas del Gobierno, comenta.

Un joven que estudia en el Politécnico recibe una beca de mil 200 pesos y uno del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, 3 mil 600 pesos.

Ofrece revisar que la ayuda sea del mismo monto para ambos tipos de estudiantes.

También menciona que le han expuesto que no hay suficientes escuelas públicas y muchos tienen que irse a escuelas privadas, pero las colegiaturas son muy altas.

Le han hecho la propuesta de un «bono educativo» para que puedan costearse sus estudios quienes van a escuelas privadas.

Otro punto a atender, afirmó Gálvez, es la grave crisis de salud mental, de depresión por la que pasan los jóvenes del país, provocada por la falta de oportunidades.

Asegura que atenderá este problema de salud emocional, a fin de evitar más suicidios.

Preocupados los jóvenes por el cambio climático, Xóchitl Gálvez ofrece que ella sí le va a apostar a las energías limpias y se ocupará de cuidar la salud de los habitantes del Valle del México y de la zona metropolitana de Monterrey, que sufren por la operación de las refinerías de Tula y Cadereyta.

Gálvez se despide con la misma afirmación de cada evento, para que no penetre la idea de que la contienda ya está decidida.

«Tengan la certeza que vamos a ganar y vamos a ganar por ustedes y para ustedes».

La dirigente de Acción Juvenil, Deborah Martínez, batalla para entregar un reconocimiento Gálvez, porque se toman varias selfies del recuerdo.

Al final, al ritmo de música electrónica y luces neón, le dice a Gálvez: «Yo sé que tú puedes ser lo que quieras ser. Te entrego la Barbie Presidenta».

Gálvez se emociona y muestra su muñeca con saco azul y la banda presidencial, en la caja rosa, la imagen de la candidata y un corazón.