Vicente Flores Hernández 
Agencia Reforma

CDMX.- El Gobierno federal destinará 499 millones de pesos para mejoras en los estadios sede de equipos de la Liga Mexicana de Beisbol en Campeche, Cancún y Villahermosa.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) reveló ayer a las empresas ganadoras de los contratos para mejoras en el estadio de los Olmecas de Tabasco, por 207 millones de pesos con IVA, y el de los Tigres de Quintana Roo, que costarán 205 millones.

Hace unos días se había anunciado el contrato para el estadio de los Piratas de Campeche, por 87 millones de pesos.

Con estos tres contratos, sumarán ocho los estadios de beisbol remodelados con recursos del Programa de Mejoramiento Urbano (PMU), por un total de mil millones de pesos, además de los 511 millones de pesos de recursos federales que se pagaron en 2020 al Gobierno de Sonora para comprar el viejo estadio Héctor Espino en Hermosillo.

Constructora Maíz Mier ganó el contrato para el estadio Beto Avila, en Cancún, mientras que el consorcio Ingeniería y Desarrollo Urbano y Escudero Construcciones se hará cargo de las obras en el Centenario 27 de Febrero, de Villahermosa.

Checa, una empresa de la familia Fernández Chedraui, representada por un ex funcionario panista de Xalapa, Veracruz fue la que ganó la licitación para remodelar el estadio Nelson Barrera, en Campeche.

La remodelación incluye agregar espacios públicos en los alrededores del estadio, entre ellos, un parque lineal verde y una vía peatonal hasta el malecón de Campeche, con lo que será eliminado el tráfico vehicular en dos calles vecinas.

El representante de Checa es Fernando Pérez Vignola, ex candidato del PAN a la alcaldía de Xalapa, quien ocupó cargos en el IMSS y el INAH en sexenios anteriores.

Los contratos previos asignados por Sedatu para mejorar estadios del deporte favorito del Presidente Lopez Obrador con recursos del PMU fueron para Palenque, en Chiapas; en San Luis Río Colorado, Hermosillo y Ciudad Obregón, Sonora, y en Ciudad Acuña, Coahuila.

En el caso del estadio Héctor Espino, que ya no es usado para beisbol profesional, está en proceso de ser rehabilitado para partidos amateurs, y además, contará con un nuevo edificio para una academia de Probeis, el programa de López Obrador para impulsar la práctica de este juego.

El Gobierno justificó que el dinero federal que pagó por este estadio fue usado por la Administración de Sonora para inversiones en el sector salud, pago de pensiones y tareas de seguridad pública.