Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- El quiebre inminente de Banco Ahorro Famsa lo sabían muchos de los ejecutivos y prueba de ello es que en la última semana seguían abriendo cuentas y/o recibiendo más ahorro, pero cuando tocó vencimiento de inversiones, no las entregaban porque “no había sistema”.
De acuerdo con un sondeo de Grupo REFORMA, una persona mayor de 70 años reveló que cambió su inversión de un banco a Famsa el 22 de junio y sí estaba funcionando el sistema y el 25 de junio un vecino de Olinalá llegó a depositar 350 mil pesos a su cuenta de inversión y tampoco tuvo problemas.
“Mi esposa les preguntó que cómo estaba la situación y le dijeron que podía seguir invirtiendo”, lamentó un cliente, ya que él y varios miembros de su familia tienen ahorros por más de 15 millones de pesos.
Sin embargo, de acuerdo con Bernardo González Garza, presidente del despacho GG Consultoría Legal, en las últimas dos semanas, 2 de sus 25 clientes afectados por el cierre del banco intentaron retirar sus inversiones, pues se había vencido el plazo, y pudieron hacerlo.
“Les dijeron que estaba fallando el sistema y eso que fue antes de que se supiera la noticia de que iba a quebrar”, sostuvo González Garza, quien buscará demandar penalmente penalmente a accionistas de Banco Famsa en representación de 25 familias que tienen ahorros en conjunto por más de 180 millones de pesos.
Incluso el Facebook del IPAB muestra el caso de una persona molesta porque el 26 de junio le permitieron hacer un depósito.
Otra más relata que retiró parte de su dinero ese mismo día y cuestiona que por qué si ya sabían lo que venía, no le avisaron para que sacara el resto de sus ahorros.