Juan Carlos Rodríguez y Miguel Domínguez
Agencia Reforma

NUEVO LAREDO, Tamaulipas.-Con la promesa de cruces y viajes más ágiles y seguros, el Gobierno federal cambió el programa «Bienvenido, Paisano» por el de «Héroes Paisanos», pero la modificación fue sólo de nombre. Los viejos vicios persisten.
La «tramititis» todavía retrasa los viajes, con esperas de entre tres y cuatro horas para obtener permisos migratorios y de internación de vehículos y artículos.
Y los abusos, como «moches» de hasta mil 500 dólares de autoridades federales y locales o extorsiones de grupos armados, no han sido erradicados, señalan testimonios de paisanos y líderes de asociaciones de connacionales.
Roberto, por ejemplo, cruzó ayer la frontera de Texas a Tamaulipas rumbo a San Luis Potosí, como cada año, pero ahora tenía la esperanza de un ingreso más ágil y sin abusos.
«Me dijeron que ahora iba a ser más sencillo», expresó, «que iba a pasar mi camioneta así (de rápido), que la iban a revisar por rayos gamma y que no tenía que bajar las cosas, pero no fue así».
Otros paisanos entrevistados aseguraron desconocer el funcionamiento de «Héroes Paisanos», señalaron que los módulos están vacíos y reprocharon que la guía del programa tenga 177 páginas.
«Piden muchos documentos para dejarnos pasar los vehículos. Es mucho show», cuestionó Jaime, que salió de Atlanta y viajaba por la autopista Nuevo Laredo-Monterrey rumbo a Guerrero.
Además, un paisano en Tik Tok, identificado como @lpelonchicago773, advirtió «moches» y extorsiones de entre 300 y mil 500 dólares apenas pasando el Puente Internacional II de Nuevo Laredo.
Por eso, para los paisanos viajar en caravanas siguen siendo una necesidad, pues obligan a las autoridades a agilizar los trámites y, sobre todo, brindan algo de protección ante las extorsiones y la violencia.

¡Participa con tu opinión!