Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CARRILLO PUERTO, QR.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador dio un trato ‘frío’ a su homólogo de Guatemala, Alejandro Giammattei, invitado a la ceremonia en la que el Estado mexicano ofreció perdón al pueblo maya por la represión, los saqueos y la discriminación que ha sufrido a lo largo de la historia.
Al inicio del acto, el tabasqueño hizo esperar a Gianmmatei, mientras atendía a un indígena que se le acercó para hacerle comentarios.
Juntos recibieron un ritual maya y, luego, en el acto cívico ambos fueron oradores. Al concluir la ceremonia, López Obrador y Giammattei intercambiaron palabras durante apenas un minuto.
Posteriormente, bajaron del escenario y el tabasqueño dio la espalda a su invitado y se acercó a un grupo de indígenas que le pedía tomarse fotos.
El Mandatario guatemalteco se quedó parado al centro del lugar, acompañado de su asistente. López Obrador siguió conversando, riendo y posando para las selfies.
Luego recibió peticiones por escrito de otros indígenas, que también le pidieron tomarse una foto. Giammattei observaba.
Se acercó una tabasqueña a López Obrador, quien la abrazó y escuchó. Después un grupo de campechanos también pidió una foto grupal.
Ese momento, el Canciller Marcelo Ebrard se percató que Giammattei se había quedado como espectador del diálogo entre el tabasqueño y sus simpatizantes.
El guatemalteco, que de postulado por una coalición de centroderecha, esperó hasta que su anfitrión terminó de convivir.
Al final, lo acompañó a saludar a la escolta de bandera.