Staff
Agencia Reforma

CDMX.- El anuncio de la creación de la Superliga Europea desató la guerra en el futbol del Viejo Continente y con ello levantó las críticas y el repudio de gran parte de la comunidad futbolística.
La idea Real Madrid, Barcelona, Atlético, Juventus, Internazionale, AC Milan, Chelsea, Manchester City, Manchester United, Liverpool, Arsenal y Tottenham es vista como una escisión por las entidades que rigen el futbol en Europa y en el mundo, autoridades gubernamentales de los propios países a los que pertenecen estos equipos, otros clubes, directores técnicos y hasta jugadores y aficiones de los mismos conjuntos involucrados.
Lejos de crear empatía, la Superliga generó encono al atentar, de acuerdo a los ya mencionados críticos, contra los sistemas establecidos de competencia y la esencia misma del mérito deportivo para clasificar a torneos de relevancia.

Va UEFA sobre ellos
La Unión Europea de Futbol Asociación no piensa quedarse con los brazos cruzados ante los clubes que lanzaron la Superliga. De entrada el presidente del organismo, Alexander Ceferin, calificó esta acción como “un escupitajo a la cara a los amantes del futbol” y señaló que se trata de una “propuesta vergonzosa” a cargo de clubes alimentados por la codicia.
La UEFA ya prepara correctivos a los 12 “rebeldes”. Se ha barajado la posibilidad de impedir que jugadores de estos equipos participen con sus selecciones nacionales en competencias oficiales, como la próxima Eurocopa o incluso el Mundial, pero la Federación Danesa dio el adelanto de una medida.
El presidente de esa entidad, Jesper Moller, manifestó que Real Madrid, Chelsea y Manchester City, pertenecientes a los 12, deben ser expulsados de inmediato de la actual Champions League, en la que son semifinalistas.
“Se trata de una iniciativa deplorable, en la cual ellos mismos hablan de solidaridad, pero la única solidaridad es probablemente la que tienen para ellos mismos”, apuntó por su parte Karl-Erik Nilsson, presidente de la Federación Sueca de Futbol.

Critican gobiernos a la Superliga
A nivel político, las estructuras gubernamentales de naciones a las que pertenecen los 12 clubes creadores de la Superliga tampoco la ven con buenos ojos.
“El gobierno de España no apoya la iniciativa de crear una Superliga de futbol promovida por varios clubes europeos, entre ellos tres españoles, por entender que ha sido pensada y propuesta sin contar con las organizaciones representativas de este deporte, tanto a nivel nacional como internacional”, sostuvo Pedro Sánchez, presidente español.

El tema llegó al Parlamento Europeo.
“Debemos defender un modelo europeo de deporte basado en valores, basado en la diversidad y la inclusión. No hay margen para reservarlo para los pocos clubes ricos y poderosos”, comentó Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión para el Estilo de Vida Europeo.
Y también en Inglaterra, donde 6 de sus clubes son parte de esta Superliga, la realeza puso mala cara a este torneo.
“Comparto las preocupaciones de los aficionados por la propuesta de la Superliga, y el daño y los riesgos que causan al deporte que amamos”, expuso el príncipe Guillermo.

Decepcionan a otros clubes
Si bien la Superliga contempla invitar a otros clubes para llegar a 20 en su formato de competencia, diversos equipos que no están considerados aún ya mostraron su rechazo. Para empezar, los alemanes Bayern Múnich y Borussia Dortmund, a quienes aún se les tiene en mente para que participen.
El Dortmund comunicó que tanto ellos como el club bávaro siguen en el acuerdo de respetar lo que se suscribió el viernes pasado en una sesión de la Asociación de Clubes Europeos (ECA).
“Este acuerdo asegura que los clubes quieren implementar la prevista reforma de la Liga de Campeones de la UEFA. Era la opinión de todos los miembros de la junta de la ECA rechazar los planes para crear una Superliga”, informó el Borussia.
El Ajax, club de Países Bajos y al cual los equipos potencia le suelen comprar jugadores, declaró su decepción hacia los creadores de la Superliga.
“Estamos muy decepcionados por el cambio repentino y tardío que han dado este fin de semana los compañeros de algunos de los principales clubes internacionales. Ajax está completamente sorprendido y decepcionado por el anuncio de una posible Superliga”.

Reclama Leeds con playeras
Ayer el Liverpool, uno de los clubes pertenecientes a los 12 de la Superliga tuvo que enfrentar la imagen del reclamo en las camisetas de los jugadores del Leeds United.
“El futbol es para los aficionados. Gánatelo en el campo”, fueron las leyendas que aparecieron en playeras con las que los jugadores del Leeds salieron a calentar previo al duelo entre ambos equipos, en referencia a que los Reds deben ganarse su lugar en la Champions League y no tener pase automático para una Superliga.
El técnico del Leeds, el argentino Marcelo Bielsa, abonó considerablemente al rechazo.
“Los más poderosos lo son por lo que producen y por lo que convocan. Pero el resto es indispensable. Lo que le da salud a la competencia es la posibilidad de desarrollo de los débiles, no el exceso de crecimiento de los fuertes”, apuntó Bielsa
En tanto, el alemán Mesut Özil, también criticó a la Superliga:
“Los niños sueñan con ganar el Mundial o la Liga de Campeones, no cualquier Superliga.
“El placer de los grandes partidos es que los jugamos una o dos veces al año, no todas las semanas”.

Irritan los 12 a propia afición
Los 12 de la Superliga quizá no contemplaron que sus propios seguidores les dieran la espalda.
Aficionados de los propios equipos que anunciaron su nuevo torneo recriminaron esa idea e incluso algunos fueron con pancartas y mantas a los estadios para protestar, como sucedió afuera de Anfield, casa del Liverpool.
“LFC fans contra Superliga Europea”, fue una manta que se colgó en el lugar.
La Fundación de Aficionados del Chelsea consideró que su equipo los ha traicionado.
“Es una decisión motivada por la codicia para llenar los bolsillos de los dirigentes y se ha tomado sin consideración hacia los hinchas leales, a nuestra historia, nuestro futuro o el futuro del futbol en este país”, lanzó en un comunicado.
Incluso el tenista serbio Novak Djokovic no dio su visto bueno.
“A primera vista la idea no suena bien, en términos generales estoy en contra. Soy más bien favorable, al contrario, a la posibilidad para el mayor número de clubes de participar en las competiciones al más alto nivel”.

ASÍ LO DIJERON
“Que los que quieran jugar en esta Liga sean expulsados de todas las competiciones nacionales, con todos los equipos, incluidos los jóvenes y las mujeres. ¡Hay que despedir a todos!”.
Rudi Völler, ex jugador alemán.
“Me enamoré del futbol popular, del futbol de los aficionados, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes. Si esta Superliga avanza, se acabaron esos sueños. Los ricos han robado lo que el pueblo creó”.
Ander Herrera, jugador del PSG.