Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los grupos parlamentarios del PAN y PRD en Cámara de Diputados, que forman la alianza legislativa de Va por México, expresaron su rechazo a la reforma energética propuesta por el Ejecutivo Federal, mientras que el PRI evitó emitir un pronunciamiento.

La reforma estatiza la industria eléctrica, viola los tratados del T-MEC y preocupa la desaparición de órganos reguladores, señalaron.

En un primer análisis de la propuesta, Acción Nacional dijo que está «totalmente en contra» de la reforma, por cinco razones.

La primera, porque atenta contra el libre mercado; dos, aumenta el control del Estado y perjudica a las familias mexicanas; tres, desaparece órganos reguladores que funcionan; cuatro, viola tratados internacionales, y cinco, cancela certificaciones de energías limpias.

Los diputados del PAN se manifestaron en contra de la reforma porque, afirmaron, tendría efectos adversos y desastrosos en distintos sectores de la vida nacional.

«Nos preocupa que el control absoluto de todas las cadenas de valor de la Industria Eléctrica por parte del gobierno pueda derivar en la caída de la inversión, salida de capitales y falta de suficiencia para la demanda de energía eléctrica en el país», alertaron.

Consideraron que la reforma impactaría con tarifas más elevadas a los consumidores, teniendo consecuencias negativas para los bolsillos de las familias mexicanas, porque reduce la competencia y deja de lado la generación de energía eléctrica con métodos más eficientes, menos contaminantes y menos costosos.

«El intento de reforma energética del Presidente implica la violación del T-MEC, al estatizar la industria eléctrica, y por ende, la pérdida de confianza en inversiones y también la salida de capitales.

«Habría mayor afectación económica en un país ya debilitado», sostuvo el PAN.

Manifestaron el regreso a un monopolio en la CFE, al obligar que el 54 por ciento del mercado lo absorba la empresa pública y se límite a los privados a un 46 por ciento.

Por su parte, el coordinador de los diputados del PRD, Luis Espinosa Cházaro, expresó que es preocupante la propuesta de desaparecer a los órganos reguladores, como son las comisiones Reguladora de Energía (CRE), y la Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Dijo que se tiene que revisar la propuesta de que la explotación del litio sea solo estatal, así como el planteamiento de cancelar los permisos de generación eléctrica.

«No podrá aceptarse en modo alguno una reforma constitucional que afecte los intereses de las y los ciudadanos», mencionó.

El PRI no emitió ningún pronunciamiento sobre la iniciativa presidencial, a pesar de que echaría por tierra la reforma del ex presidente Enrique Peña Nieto.