Jesús Guerrero 
Agencia Reforma

Angélica, quien sufrió un matrimonio forzado y luego fue abusada sexualmente y encarcelada por su suegro, no podrá regresar a la comunidad donde vivía, ante el acoso y hostigamiento que ha sufrido por parte de los habitantes.

Ayer, la menor de edad y sus padres llegaron a Joya Real, en el Municipio de Cochoapa El Grande, Guerrero, acompañados de defensores de derechos humanos y autoridades estatales, con la intención de volver a su hogar.

Sin embargo no pudieron quedarse debido a la falta de condiciones de seguridad, informó el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Neil Arias Vitinio, asesora jurídica de Tlachinollan, señaló que Félix Vázquez, el comisario del pueblo, exigió la liberación de Rutilio Julián Moreno, suegro de la menor, para permitir que su familia se reinstalara en la comunidad.

Rutilio Julián, está actualmente preso en el penal de Tlapa acusado por el delito de violación.

La activista Arias Vitinio explicó que los padres de la menor acudieron a su casa y se percataron de la que puerta de madera había sido macheteada.

«Los padres de la niña iban contentos porque estaban con la esperanza de retornar a su comunidad pero por las condiciones de riesgo se optó por no permanecer en ese lugar», dijo.

En octubre, REFORMA publicó el caso de Angélica, quien pasó 10 días encarcelada tras resistir un nuevo intento de abuso por parte de su suegro.

En ese momento, el hombre explicó que pagó 120 mil pesos al padre de Angélica para casarla con su hijo, quien migró a los Estados Unidos para trabajar, por lo que exigía ese monto, más intereses, para liberarla.

¡Participa con tu opinión!