Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La inconformidad por el aumento en el costo de combustibles y peajes en casetas, y la inseguridad que prevalece en las carreteras del país generó ayer protestas de transportistas en al menos 15 estados del país.
Integrantes en su mayoría de la Alianza Mexicana de Organización Transportistas A.C. (Amotac), los inconformes reclamaron vigilancia en caminos y autopistas para evitar que más choferes sean asesinados o asaltados, y el retiro en la circulación de los camiones doblemente articulados.
También exigieron que sean retirados los retenes militares en Sonora, Sinaloa y Baja California, con el argumento de que generan filas largas y atrasos de hasta 15 horas, así como el punto de revisión que mantiene la tribu yaqui en Vicam, Sonora, donde se piden cuotas a todos los que transitan por la zona.
En Jalisco, la protesta arrancó de la autopista a Zapotlanejo al centro de la capital del estado.
“Estamos esperando una mesa de diálogo para ver qué opciones nos da el Gobierno. Ahorita estamos parados, no estamos bloqueando carriles centrales, sólo estamos ocupando un carril”, dijo Ramiro Campos, uno de los líderes locales de la Amotac.
De no llegar a acuerdos, señaló, extenderían sus protestas a oficinas de la SCT y el Palacio de Gobierno.
En Nuevo León, un contingente de 106 vehículos de transporte de carga, pasaje y de turismo rodó cerca de 30 kilómetros, desde el municipio de Escobedo hasta el de García, en rechazo al incremento en combustibles y para pedir operativos que reduzcan la inseguridad en las carreteras.
“Creo que en Nuevo León la inseguridad todavía está controlada, pero fuera del estado está muy mal, nos están matando operadores”, externó Jayr Matus Hernández, delegado estatal de Amotac.
En un comunicado, la organización dio a conocer que los robos y asaltos contra choferes suman alrededor de 38 al día.
La movilización duró casi cuatro horas e inició en el kilómetro 14.5 de la carretera libre a Laredo, frente a la delegación de la Fiscalía General de la República, hasta la Avenida Lincoln, frente a la Colonia Mitras Poniente.
Las manifestaciones se registraron también en vías como la México-Querétaro, la Orizaba-Puebla, y en Ecatepec y Toluca, Estado de México, así como en la capital del país.
En la autopista México-Puebla, los transportistas también exigieron erradicar la extorsión de la Policía estatal y poner un alto a los abusos en el cobro de las grúas.
Caravanas de transportistas también protestaron en vías de Hidalgo, Aguascalientes, Tlaxcala, Guerrero, Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Sonora y Campeche, con unidades colocadas en fila a lo largo del acotamiento de las carreteras.
En Cancún, Quintana Roo, más de 45 unidades de carga en general y de transporte se manifestaron como parte de las protestas en la salida del puerto.