Staff
Agencia Reforma

MANAGUA, EU.-Estados Unidos, los 27 países de la Unión Europea (UE), Reino Unido, así como Costa Rica, Panamá, Chile, Ecuador, Colombia, Uruguay y República Dominicana desconocieron los resultados de los comicios de Nicaragua al considerarlos una farsa, en la que el Presidente Daniel Ortega obtuvo un cuarto mandato seguido.
En una declaración, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, indicó que Washington está dispuesto a usar una serie de herramientas, incluyendo posibles sanciones, restricciones de visado y acciones coordinadas con sus aliados contra quienes apoyen a la Administración nicaragüense.
El funcionario agregó que Estados Unidos trabajará con otros Gobiernos para presionar con miras a lograr el retorno a la democracia en el país centroamericano a través de «elecciones libres y justas».
La UE, por su parte, sostuvo que las elecciones «completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático», luego de que Ortega detuvo a casi 40 opositores en los últimos meses, incluidos siete aspirantes a la Presidencia, y canceló partidos rivales.
«La integridad del proceso electoral fue aplastada», señaló el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, a nombre de los 27 países del bloque.
La reelección de Ortega solamente ha sido respaldada por Venezuela, Cuba, Rusia y Bolivia.
La Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que no se pronunciará hasta que la instancia electoral anuncie oficialmente el desenlace.
El tribunal electoral de Nicaragua tiene previsto divulgar los resultados definitivos el próximo 15 de noviembre.
Dicho ente informó que, con el 97.74 por ciento de las actas computadas, ganó la alianza sandinista con el 75.92 por ciento de los sufragios.
La situación en Nicaragua se debatirá esta semana en la Asamblea General de la OEA, que podría suspender al país del bloque regional.
«La liberación de todos los presos políticos tiene que ser prioridad», tuiteó ayer el Secretario General de la OEA, Luis Almagro.
Amnistía Internacional advirtió que la reelección de Ortega «augura un nuevo y terrible ciclo para los derechos humanos».
«(El resultado) vaticina la perpetuación de las estructuras que han implementado la estrategia represiva contra voces críticas y garantizado la impunidad de crímenes del derecho internacional», indicó.
Ortega asumirá otros cinco años como presidente a partir del 10 de enero de 2022, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).
Los comicios se celebraron después de las protestas de 2018 que exigieron la renuncia del Mandatario y cuya represión dejó al menos 328 muertos y más de 100 mil exiliados.