Representantes de instituciones particulares de educación básica se pronunciaron por la cancelación de la Norma Oficial Mexicana 237, recientemente aprobada por la Secretaría de Economía, y advirtieron que si entra en vigor al publicarse en el Diario Oficial de la Federación propiciará que 18 mil colegios con 630 mil estudiantes cierren casi de inmediato al no poder cubrir los costos que se generarán con las nuevas obligaciones.

En su posicionamiento, las Instituciones Particulares de Educación informaron que la NOM-237 será un duro golpe a la educación de calidad en el país, afectaría la libertad de los padres de familia de optar por una alternativa de educación para sus hijos, provocaría mayor demanda de espacios en el sistema público de educación y será una presión para que el Estado Mexicano pueda cumplir con su obligación.

En rueda de prensa, señalaron que esta NOM vulnera las finanzas de las instituciones particulares incrementando sus costos administrativos con supuestas certificaciones de “cómo se supone deben promover sus servicios”.

Detallaron que de modo inicial 18 mil escuelas particulares que forman parte del Sistema Nacional de Educación, estarían en una gran desventaja porque no podrían cubrir los costos que la nueva norma obligaría y tampoco podrían defenderse de esa decisión mediante un juicio de amparo por los altos precios que implicaría judicializar ese reclamo.

Agregaron que las escuelas mayormente afectadas son instituciones pequeñas, que atienden zonas de bajo poder adquisitivo, con un promedio de 35 alumnos, sobre todo de educación básica.

Si a los estudiantes se les cobra un promedio de 1,200 pesos mensuales de colegiatura, las instituciones particulares dejarían de recibir al año 9 mil 72 millones de pesos, lo que implicará el cierre del empleo para 54 mil docentes al computar a 3 por escuela, más el director o directora, una persona de intendencia y un empleo indirecto de contador, tienda escolar u otro servicio, lo que daría la cifra de 99 mil empleos afectados.

Si se realiza un promedio de 7 mil pesos de salario por empleo, la nómina anual de estas 18 mil escuelas que se perdería suma 8 mil 316 millones de pesos. Además, los gobiernos estatales dejarían de recaudar 207 millones 900 mil pesos por concepto de Impuesto Sobre Nómina y otros accesorios.

Por su lado, el Gobierno Federal dejaría de percibir 277 millones 992 mil pesos de Impuesto Sobre la Renta, mientras el Instituto Mexicano del Seguro Social dejaría de contar con 1,771 millones 729 mil 740 pesos. A su vez, el Infonavit dejaría de recibir 415 millones 800 mil pesos.

Estas sumas implican un impacto anual en contribuciones de 2 mil 465 millones 521 mil 740 pesos, que se sumarían al millón 575 mil alumnos que dejarían de percibir sus becas de 40% que ofrecen las escuelas particulares a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La NOM-237 pretende convertir a los colegios en instituciones de crédito sin la capacidad de fondos, ni las facultades para hacerlo, obligándolas a otorgar un plazo de hasta 3 meses y 15 días de gracia a las colegiaturas para cualquier padre de familia que simplemente lo solicite o lo haga de facto. Además, pretenden regular cuándo y cuánto pueden cobrar o incrementar las colegiaturas para mantener la operación de la escuela.