Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, reconoció la existencia de una red de contrabando de combustible en la frontera, aunque negó formar parte de ella.
En una carta enviada a REFORMA, negó los señalamientos hechos por la FGR, que solicitó su desafuero para que enfrente acusaciones por delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.
“Un servidor ha denunciado constantemente el contrabando que impunemente cruza por las aduanas de Tamaulipas, incluso mi Gobierno ha puesto a disposición de la FGR pipas con combustible aparentemente importadas de manera irregular”, dijo.
“No tengo ninguna propiedad en EU. Mis propiedades en México, como los ranchos a los que se refiere, se encuentran en mis declaraciones patrimoniales y fueron adquiridos con recursos producto de vida empresarial y política”, manifestó.
El Secretario de Gobierno de Tamaulipas, César Augusto Verástegui, rechazó también tener alguna relación con la red de contrabando de combustible, y el empresario Baltazar Higinio Reséndez, representante de la sociedad Inmobiliaria RC de Tamaulipas, señalado como presunto socio del Gobernador en las acusaciones de la FGR, negó tal vínculo.