Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El seguro de gastos médicos del Cardenal retirado Norberto Rivera Carrera no cubre su estancia y cuidados en el hospital por Covid-19.

Al momento, la Arquidiócesis de México no ha querido absorber estos gastos, por lo que el católico recibe donaciones para costear su enfermedad.

Así lo indicó en entrevista esta mañana, Hugo Valdemar, quien fue el vocero de la Arquidiócesis Primada de México durante la gestión de Rivera Carrera (13 de junio de 1995-7 diciembre 2017).

Valdemar apuntó que el último reporte de salud del sacerdote de 78 años es positivo, al señalar que la saturación llegó a bajar a 40 por ciento, y el dato más actualizado es de 90 por ciento.

“Ayer ya estuvimos muy optimistas, le iban a hacer también otro estudio. Ahorita no me han dado el reporte todavía. El día de ayer sorprendentemente recuperó bastante bien”, dijo.

“Ayer ya estaba en 90, lo cual nos alentó muchísimo”, agregó.

El lunes pasado, comunicó el ex vocero, debido al estado de salud decaído de Norberto Rivera se le dio la extremaunción. Ésta, también fue dada por un sacerdote al margen de la Iglesia católica, confirmó.

Al hacer pública la inconformidad con la situación por la que atraviesa el Arzobispo emérito, Valdemar confía en que haya sensibilización de parte de la Arquidiócesis y se le ayude con los gastos que trascendió, tan sólo por el ingreso al Hospital Ángeles Mocel, fueron de aproximadamente 80 mil pesos.

El entrevistado indicó que fue trasladado a otro hospital donde está aún intubado.

“Vamos, es una situación básica de justicia, incluso de obligación de parte de la Arquidiócesis no sólo con él, sino con cualquier sacerdote, entonces digo (…) yo estoy tranquilo esperando que se resuelva por supuesto”, refirió.

“Lo tienen intubado, lo tienen cedado. El padre que le llevó la unción de enfermos el lunes pasado no pudo hablar con él porque estaba cedado, pero yo estoy seguro que sí (se le paguen los gastos), después de que se ha dado a conocer esta situación”, agregó.

En tanto, dijo, se han recibido diversas llamadas de fieles, amigos y conocidos, ofreciéndose a aportar para los cuidados de Norberto Rivera Carrera.

“Muchas personas están muy interesadas en poder ayudar. Ayer yo recibí muchas llamadas de personas que ofrecían su ayuda. Entonces, de alguna u otra manera estoy seguro que esto va a salir”, expuso.

Desde el pasado 12 de enero, el Arzobispo emérito ha cursado su enfermedad en hospitales. Su hermano también fue detectado con el virus SARS-CoV-2, lo que se apuntó complica que pueda aportar para los gastos del católico.