Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó ayer una «supervisión» de la reforma eléctrica por parte de Estados Unidos.
En la conferencia matutina en Palacio Nacional, indicó que si bien EU está en su derecho de conformar un grupo de trabajo para dar seguimiento a la reforma, él no lo acepta.
«Hubo también algo que me llamó la atención, porque se dijo, y luego lo vi publicado, creo que en Reforma o algún periódico, que vinieron a jalarnos las orejas y que nos impusieron el que se acepte la participación de un grupo del Gobierno de Estados Unidos para que revise todo lo relacionado con nuestra iniciativa», expuso.
«Pues eso, como es lógico, nosotros no podríamos aceptarlo, ni de Estados Unidos, ni de Canadá, ni de China, ni de Rusia. Y sí hubo un planteamiento de que se mantuviese la comunicación sobre el tema y que participara un grupo, pero ellos plantearon eso, yo me quedé callado, no se aceptó».
Tras reunirse el pasado jueves con López Obrador, el Enviado Especial para el Clima de EU, John Kerry, señaló en entrevista que el Gobierno de su país formará un equipo especializado para «asegurarse» que la reforma eléctrica refleje la mejor forma de avanzar.
Incluso adelantó que dicho equipo estará encabezado por el Embajador de EU en México, Ken Salazar, y que en el mismo participarán funcionarios de su Oficina de la Casa Blanca.
«A lo mejor ellos pensaron que eso iba a ser aceptado y alguien se adelantó a decir que nosotros íbamos a aceptar que un grupo pues casi vigilara nuestra actuación. No aceptamos, esa es una decisión de nosotros, tenemos muy muy buenas relaciones con Estados Unidos, hay sido muy respetuosos de nuestra soberanía, pero eso no podría aceptarse», enfatizó ayer el Presidente.
«Es como si yo voy a Estados Unidos y le propongo al Presidente Biden que reduzca el precio de las gasolinas por decreto en Estados Unidos; con razón me diría: ‘¿y tú qué te metes?'».
-Kerry dijo que sería el Embajador Salazar quien encabezaría este grupo- se le planteó al Presidente.
-Con él tenemos mucha relación y siempre están abiertas las puertas para el Embajador de Estados Unidos en México, es muy buena la relación, pero hay una gran diferencia entre escuchar, infirmar, conversar, comunicarnos (…) a imponer un grupo para vigilarnos, observarnos, eso pues no lo permite nadie, a lo mejor sí en otros tiempos, con gobiernos sumisos, entreguistas, pero ya no son los tiempos de antes- indicó.
Contentos
López Obrador aseveró que en la reunión de cinco horas realizada el jueves no hubo quejas «airadas» ni reclamos de los empresarios estadounidenses, que en cambio, dijo, «estaban muy contentos».
«Se les explicó el por qué de esta iniciativa y al parecer pues se sintieron atendidos y satisfechos, porque no es cierto que la iniciativa tenga que ver con promover las energías sucias, no es cierto que no nos importe producir energía solar, eólica, energía con agua», apuntó.
-¿Ofreció cambios al proyecto de reforma?- se le preguntó.
-No- respondió tajante.
-¿La reforma se queda como está?
-Se queda como está porque incluye lo que ellos (EU) tienen como preocupación, lo de la transición energética, por eso les vamos a enviar la iniciativa, para que la conozcan bien.
Kerry dijo el jueves que el Presidente ofreció a funcionarios y empresarios estadounidenses atender sus inquietudes sobre la reforma constitucional.
Indicó que se acordó con México un «conjunto de principios» que tanto él como Salazar esperan sean incluidos en la redacción final de la reforma.

¡Participa con tu opinión!