Jorge Ricardo
Agencia Reforma

MITLA, Oaxaca.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó investigar y castigar a los militares por el robo que sufrió la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de miles de archivos, documentos, fotos, videos, incluidos los datos sobre su estado de salud.
«No, yo soy partidario de que no (se investigue o se sancione)», respondió tras la inauguración de una sucursal del Banco de Bienestar, en Mitla, Oaxaca.
«La gente sanciona y no les gusta esas cosas», añadió.
El Presidente repitió su negativa un par de ocasiones, en una breve entrevista tras el evento en el que estuvo acompañado por el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Crescencio Sandoval, entre otros funcionarios.
En su discurso, López Obrador bromeó con los datos filtrados sobre su salud, pues los primeros documentos revelados indicaron una serie de padecimientos, incluido el riesgo de un paro cardiaco en enero.
Al final le gritaron que se reeligiera.
«No, eso ya no: sufragio efectivo no reelección, además, tienen razón mis adversarios, tengo bastantes achaques, ya estoy chocheando, pero con lo que me queda de fuerza, miren (haciendo un gesto de fuerza con el brazo derecho) vamos a terminar la transformación de México», exclamó.
El Mandatario también pidió al Gobernador, Alejandro Murat, quien dejará el cargo el 30 de noviembre, y al entrante Salomón Jara, invitado especial, que se dieran la mano.
«Miren la transición, a ver párense y dense una mano aquí», les dijo.
López Obrador también agradeció el apoyo a Murat, a quien antier dijo que le hará un homenaje antes de que se vaya, aunque los pobladores que llegaron hoy a la inauguración del banco le gritaron ratero.
El viernes pasado, un grupo internacional autodenominado «Guacamaya» hackeó los archivos de la Sedena para revelar miles de documentos confidenciales.
El hackeo fue revelado por el periodista Carlos Loret en su emisión de Latinus y fueron exhibidos oficios relacionados con la salud del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el minuto a minuto del Culiacanazo, la falta de personal en la aduana de Cancún y una carta del Secretario de Marina, Rafael Ojeda, dirigida al Secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval.
La vulneración de los sistemas de la Sedena, que habrían permitido el acceso a 6 terabytes de información, se registra justo en medio de la polémica sobre la permanencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, la creciente participación del Ejército en múltiples tareas y en la decisión de que la Sedena asuma el control total de la Guardia Nacional.