Mariana Montes González y Gabriela Villegas Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Tras confirmarse en México hace unos días el primer paciente portador de la nueva cepa de SARS-CoV-2 -de la variante llamada B.1.1.7-, lo mejor que se puede hacer para protegerse del patógeno es algo ya conocido: lavar las manos, usar cubrebocas y guardar la sana distancia, coinciden especialistas.
La infectóloga Amalia Becerra, subdirectora del Hospital Metropolitano de Monterrey y vocera en temas del Covid-19 explica que la cepa tiene exactamente los mismos medios de transmisión que sabemos: a través de gotitas de saliva y secreciones nasofaríngeas que expelemos al hablar, toser y estornudar, y que podemos dejar en superficies.
“Es un momento muy conveniente para que reforcemos las medidas de prevención”, resalta.
Guillermo Torre Amione, rector de TecSalud, coincidió con esa recomendación durante una charla virtual: “Yo como ciudadano normal, ¿debería preocuparme por la nueva cepa?”.
Un reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos revela que la nueva variante del coronavirus se volvió prevalente en el sureste de Inglaterra y es responsable del 60 por ciento de las infecciones recientes en Londres.
Un artículo de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, estima que el nuevo linaje es 56 por ciento más transmisible.
Torre Amione dijo que se sabe que la nueva cepa es más contagiosa, pero no por eso más letal.