Luis Alberto Díaz 
Agencia Reforma

Con la colaboración de la Procuraduría para la Defensa del Contribuyente (Prodecon), mediante acuerdos conclusivos con el contribuyente, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) logró recaudar a nivel nacional 9 mil millones de pesos en el primer cuatrimestre del año, un 181 por ciento más que en el mismo periodo del 2020.

La Prodecon informó que con este resultado superó la cifra de 3 mil 200 millones de pesos del primer cuatrimestre del 2020 en recaudación por la vía de acuerdos conclusivos entre la autoridad y los contribuyentes.

Un acuerdo conclusivo es una opción de los contribuyentes promovida ante la Prodecon que sirve para resolver las controversias originadas en las revisiones de gabinete, visitas domiciliarias o revisiones electrónicas practicadas por la autoridad fiscalizadora.

“Se suscribieron 325 acuerdos conclusivos, de los cuales el 70 por ciento correspondió a pequeñas y medianas empresas, 17 por ciento a personas físicas y 13 por ciento a grandes contribuyentes”, indicó.

Para verificar el cumplimiento de las obligaciones de los pagadores de impuestos, la autoridad fiscal puede iniciar una auditoría o revisión de su contabilidad.

En caso de que dicha autoridad le comunique que no está de acuerdo con la forma en que el contribuyente calculó sus impuestos, puede acudir a Prodecon y solicitar la adopción de un acuerdo conclusivo que le permita aclarar las diferencias o irregularidades detectadas en su contabilidad para aclararlas de manera definitiva y sin acudir a tribunales.

La Prodecon reveló que en el periodo referido recibió 763 solicitudes de los contribuyentes para alcanzar este tipo de acuerdos con la autoridad fiscal, un 25 por ciento más que los que registró en los primeros cuatro meses de un año antes.

“Al cierre del 2021 y con la tendencia en ascenso mostrada en lo que va del año, se alcanzará la cifra recaudatoria de 20 mil millones de pesos mediante este medio de justicia alternativa”, añadió.

De acuerdo con la Prodecon, los acuerdos que logró entre el SAT y los contribuyentes fortalecieron la confianza de los pagadores de impuestos y consolidaron su relación jurídico tributaria para resolver las desavenencias en procesos de auditoria a través de estos medios alternativos de solución de controversias.

“El acuerdo conclusivo se posiciona como un pilar fundamental para optimizar la fiscalización, al establecer un espacio de certeza para el contribuyente y la autoridad fiscalizadora, en el que es posible la regularización voluntaria de la situación fiscal de los pagadores de impuestos”.

Consideró que los acuerdos han logrado el pago justo de las contribuciones adeudadas y la consecuente recaudación oportuna de las mismas por parte del fisco Federal.