Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Suprema Corte de Justicia no admitió a trámite, al menos por ahora, la controversia presentada por el Magistrado José Luis Vargas el jueves pasado para impugnar su remoción como presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

“Se requiere a la Sala Superior del TEPJF para que informe quién es la Magistrada o el Magistrado electoral que actualmente ejerce el cargo de presidenta o presidente de ese Tribunal”, ordenó el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, en un acuerdo firmado el viernes y notificado hoy.

“Se reserva el acuerdo de diversas solicitudes del Magistrado promovente, hasta en tanto se cumpla con lo requerido”, agregó.

Ante esta prevención, la Corte aún no registró el expediente como una controversia interna de las previstas en el artículo 11, fracción 17, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación (PJF), sino solo como un expediente “varios”, es decir, como si Vargas hubiera presentado un escrito con peticiones genéricas.

El pasado 4 de agosto, cinco de los siete magistrados del TEPJF votaron sorpresivamente por remover como presidente a Vargas, y eligieron en su lugar a Reyes Rodríguez, por lo que no está claro quién contestará la prevención que hizo la Corte.

Hasta ahora, ni la Corte en sus comunicaciones oficiales, ni Zaldívar en la conferencia de prensa que ofreció el viernes, se han referido a Rodríguez como presidente del TEPJF.

Zaldívar sugirió en cambio que esta presidencia podría ser considerada como un “interinato”.

Vargas sostiene que su remoción es contraria a la la Ley Orgánica del PJF, que solo prevé el reemplazo de presidentes del TEPJF antes de terminar su periodo de cuatro años si presentan su renuncia.

En su conferencia del viernes, Zaldívar llamó a Vargas a “hacerse a un lado” y consideró que su permanencia como presidente ya no es viable, ante el rechazo de la mayoría de los magistrados.

También sostuvo que, si bien la controversia que presentó Vargas será tramitada, el conflicto interno en el TEPJF “no puede esperar una resolución jurídica, eso es un tema político y tiene que resolverse con diálogo”.

Un día antes, el Ministro recibió a los cinco Magistrados disidentes, y hasta ahora no ha hecho lo mismo con Vargas ni con la magistrada Mónica Soto, única que lo apoya, pero el viernes dijo que sí se reunirá con ellos.

En primera instancia, la fracción 17 no parece estar diseñada para atender disputas entre magistrados del TEPJF, pues faculta al Pleno de la Corte para:

“Conocer y dirimir cualquier controversia que surja entre las Salas de la Suprema Corte, y las que se susciten dentro del PJF con motivo de la interpretación y aplicación de los artículos 94, 97, 100 y 101 de la Constitución”.

Sin embargo, ninguno de estos cuatro artículos regula la existencia y operación del TEPJF, al cual está dedicado el artículo 99 de la Carta Magna, por lo que Zaldívar, o eventualmente el Pleno de la Corte, podría interpretar que esta facultad solo es para arreglar conflictos de todos los órganos del PJF, con excepción del Tribunal Electoral.