Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- México llegó ayer a las 200 mil 211 muertes por Covid-19 y el Gobierno federal no descarta que ocurra una tercera ola de contagios.
Con esa cifra, el País ocupa el tercer sitio mundial por muertes acumuladas por coronavirus, sólo por debajo de EU, con 546,352 y Brasil con 303,462.
En su balance en torno a la alta mortalidad, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, indicó que en el País y el mundo, lo ideal hubiera sido que cero personas se contagiaran y murieran, pero, justificó, las epidemias son parte de la realidad.
La mortalidad en el País por Covid, resumió, está asociada a la pobreza, a las epidemias de obesidad, diabetes e hipertensión así como al sistema alimentario que han provocado el deterioro de la salud de los mexicanos.
Según la Secretaría de Salud, de las personas que han muerto por Covid, 21 por ciento registró obesidad, 41 por ciento hipertensión y 37.7 por ciento diabetes.
El funcionario criticó a los medios de comunicación, pues consideró que reportan los casos acumulados por querer aumentar su rentabilidad usando el duelo de las personas.
Para amortiguar un posible tercer pico, el Gobierno federal decidió diferir la vacunación de personal docente, con el que planeaba el retorno a clases, y completar la vacunación de adultos mayores, sobre todo en zonas más castigadas por el virus.
Alertó que en Latinoamérica y Europa existe una reemergencia de la epidemia.
“No existe garantía de que ningún País tenga control epidémico completo a menos que en el mundo entero cese la epidemia”, concluyó.