César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al menos 29 personas fueron asesinadas en Zacatecas en los últimos cuatro días, en una espiral de violencia que azota a la entidad.
Con 12 víctimas mortales, de acuerdo con el reporte de homicidios diarios del Gobierno federal, el jueves pasado ha sido el día más violento del mes.
El pasado jueves seis cadáveres fueron colgados de un puente vehicular sobre la carretera estatal 120, en el municipio de Zacatecas.
Al día siguiente, cinco cuerpos fueron arrojados sobre la carretera federal 49, en Fresnillo, en una jornada en la que se registraron 10 víctimas de asesinatos en la entidad que será gobernada por el morenista David Monreal a partir de septiembre.
El pasado sábado, cuatro cadáveres fueron encontrados dentro de una casa de seguridad en la ciudad de Guadalupe, durante un operativo de la Policía estatal y agentes de la Comisión Nacional Antisecuestros.
Ese día, pero en Fresnillo, acribillaron a un hombre que limpiaba parabrisas de autos en un crucero del bulevar Jesús Varela Rico y Sonora; mientras que en Valparaíso sujetos mataron a quemarropa a un joven de 22 años.
Ayer, un hombre fue ejecutado a balazos mientras comía dentro de un restaurante de mariscos, en Fresnillo.
En otros hechos violentos, ayer dos hombres torturados y con heridas de bala fueron abandonados en paradas de autobús sobre la carretera federal 23, en Fresnillo.
Zacatecas es escenario de una batalla entre grupos criminales por el control del tráfico de drogas.
De acuerdo con fuentes federales de seguridad, en el Estado confluyen diversos grupos delictivos, desde células del Cártel del Golfo hasta el Cártel de Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Pacífico.
La entidad se ubica en la zona centro-norte del País, donde colinda con ocho estados, entre ellos Coahuila, Nuevo León, Guanajuato, Jalisco y Nayarit.
Las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) muestran que en el primer semestre de este año en Zacatecas fueron asesinadas 746 personas.
Hasta ahora, el 2020 ha sido el más sangriento de su historia, con mil 65 homicidios dolosos.