Si se quiere que la economía empiece a funcionar debe impulsarse la rama de la construcción, que como generadora de empleos y dispersora de circulante contribuye en gran medida a que otros sectores vayan retomando rumbo, como es el caso del comercial.

Para alcanzar ese propósito, el gobernador Martín Orozco Sandoval dispuso una inversión de 75 millones de pesos en obra pública, que vienen a sumarse a los 500 millones destinados a casi 60 proyectos programados en los primeros cuatro meses del año y que en su conjunto benefician a un número elevado de habitantes de varias partes del estado.

El titular de Obras Públicas, Noel Mata Atilano, destacó que una vez que se concrete la publicación de todas las licitaciones y comiencen las actividades significarán alrededor de 2,800 empleos directos e indirectos, con lo que se atiende una de las principales demandas de las últimas semanas de llevar a cabo acciones de inversión y que produzcan puestos de trabajo.

La intención es empujar la reactivación y una de las vías para lograr mayores beneficios es mover al sector de la construcción, encargado de estimular a cerca de 40 ramas de la economía, con lo que el provecho es múltiple, cumpliéndose así la política de “ganar-ganar”.

Los 75 millones de pesos corresponden a una inversión extraordinaria y con los cuales se ejecutarán 65 proyectos en infraestructura diversa ubicada en los once municipios. Se establece que podrían participar hasta 200 empresas que se encarguen de desarrollar pequeñas y medianas obras, además, uno de los compromisos que deben asumir las ganadoras de los concursos es que deben darle prioridad a la contratación de personas de la misma zona en que se lleven a cabo y dentro de lo posible que también adquieran el material y los insumos en general en el propio municipio, con lo que el rendimiento será diseminado.

Otro punto que está considerado es que en obras hasta por un millón doscientos mil pesos, podrán participar tres empresas al mismo tiempo, siempre y cuando no hayan sido beneficiadas con alguna licitación estatal durante el último año.

En el caso de los proyectos superiores a los tres millones de pesos, sólo podrán participar 5 aspirantes y las empresas que ganen es porque presentaron la mejor propuesta en cuanto a calidad de la misma, tiempo de entrega y costos.

Se pretende que participen varias compañías para que sea mayor la propagación de beneficios, porque aún cuando exista una, dos o más que tienen capacidad para hacer el total de las obras dejaría fuera a las demás y esto no sería equitativo, y menos ahora que requiere que sean más las beneficiadas.

Mata Atilano resaltó que las instrucciones del gobernador Martín Orozco son muy precisas, de promover la obra pública para que se mantenga como motor de la economía y del empleo, lo que a su vez agiliza la vida productiva en diversos núcleos sociales.

Las condiciones de la emergencia sanitaria no debe de ser razón para frenar los planes que existen sobre el particular y menos ahora en que se procura  todo el apoyo posible a la sociedad en general, que de una u otra forma se sirve de la obra pública, por consiguiente la administración estatal continuará adelante con las acciones, puntualizó Noel Mata.

IGUAL DE LETALES

Tanto se metió el coronavirus en la vida colectiva de Aguascalientes que relegó a la influenza, la cual en la actual temporada ha resultado igual de mortal, por lo que bien harían las autoridades del sector salud en exhortar a los habitantes en general para que vigilen muy de cerca su condición corporal.

Los fallecimientos por influenza es señal que las personas no fueron vacunadas y a la hora que sufrieron los efectos de la enfermedad creyeron que era un catarro, por lo que recurrieron al botiquín familiar. Al agravarse acudieron a un médico que diagnóstico que el mal estaba avanzado, por lo que sólo quedaba esperar que los medicamentos fueran favorables, pero que en varios casos no fue así.

A todo mundo se le ha obligado a portar el cubrebocas, a utilizar gel desinfectante, guardar la distancia y no tener ningún contacto físico con los demás, como una manera de evitar el contagio del Covid-19, pero el problema de fondo es que hasta ahora no se ha logrado encontrar la medicación adecuada que evite o salve de este problema, por lo que la atención ha estado fija en el germen que nadie sabe cómo llegó a este planeta.

En cambio para la influenza, que causó serios estragos en 2009, se tiene la ampolleta para combatirla, sólo que las personas de todas edades deben solicitar su inyección para que existan mínimas posibilidades de que pueda ser inoculada, pero por alguna razón no todos lo hacen, sea por motivos particulares, místicos o porque les vale y tardíamente se dan cuenta de la importancia de no haberlo hecho.

Así como ha sido tan determinante el combate al coronavirus, debería de serlo con la influenza, creando una especie de documento de vacunación que los ciudadanos deben presentar para cualquier trámite, con lo que se comprobará que ha sido inmunizado. Si no se ha querido entender por buenas maneras no queda otra salida que exigir que lo hagan, lo que a final de cuenteas será para su propio beneficio y de su familia.

Como se recordará, la pandemia A-H1N1 llegó a México el 17 de marzo de 2009 y fue el primer país a nivel mundial que lo registró. Los primeros casos se ubicaron el 11 de abril en Veracruz y como ahora, todas las escuelas de la República permanecieron cerradas del 23 de abril al 11 de mayo. A partir del 23 de abril hubo 1,614 casos, 103 muertos y 400 pacientes internados en hospitales y para el 28 de abril aumentó el número de fallecidos en 152. Ante el avance de la enfermedad, el 25 de abril el presidente Felipe Calderón declaró una emergencia nacional que le facultó para suspender los actos públicos y dictar la cuarentena. La suspensión de numerosas actividades fue de manera inmediata, entre ellas la Feria Nacional de San Marcos, además en la capital del país y toda el área metropolitana suspendieron los oficios en los templos  católicos y el cardenal Norberto Rivera ofició una misa a puertas cerrada en la Catedral, en la que recordó las epidemias que han asolado a la gran ciudad, como las de 1554, 1695, 1736 y 1850. El 4 de mayo el presidente Calderón dirigió un mensaje a la nación para informar que se reiniciaban las actividades productivas y escolares de manera escalonada

Aunque hay similitudes en lo vivido hace 11 años y ahora, la diferencia radica en que para el combate a la influenza existe actualmente una vacuna y que además es gratuita, mientras que del coronavirus poco se sabe y por lo mismo nadie tiene la certeza de cuándo estará listo el inmunizante, que se pretende obtener a finales de este año, aunque hay voces que consideran que tardará más tiempo.

MISAS DESDE ESTE LUNES

Después de dos meses, la Iglesia Católica en Aguascalientes reabrirá este día todos los templos para que se lleven a cabo las misas acostumbradas y los demás oficios, lo único que no hará es tocar las campanas, que es lo de menos puesto que en cada lugar los fieles saben los horarios. La suspensión del culto presencial fue a partir del 19 de marzo por instrucciones de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), por lo que se optó por transmitir por radio y televisión las misas y que ahora se retoman en cada recinto, para ello seguirán las medidas de seguridad dictadas por la autoridad de salud, como es el uso de cubrebocas, permanecer a metro y medio de distancia unos de otros, no hacer el saludo de paz con la mano o de beso y en lo posible que cada quien tenga su gel bacterial con lo que podrá limpiarse las manos cuantas veces crea conveniente. Son medidas que se mantendrá mientras siga latente el peligro de contagio y que deberán cumplir los creyentes para evitar la contaminación.