Amallely Morales, Eduardo Cedillo e Iván Sosa
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras el incendio en el Mercado de Sonora, activistas alertaron por el maltrato animal que hay dentro del lugar, por lo que exigieron cumplir la prohibición de vender animales.
Esto luego de que el incendio en un puesto de mimbre se extendiera a otros nueve locales del área de comida, mística y fauna, donde observaron huevos de tortuga marina y loros, que están en la lista de especies protegidas.
«Se tiene que alinear otro instrumento legal, que es el Reglamento de Mercados Públicos, que data de los años cincuenta, cuando se consideraba la actividad comercial agropecuaria, con comerciantes que tienen derechos de antigüedad», señaló el director de la Agencia de Atención Animal (Agatan), Carlos Esquivel Lacroix.
Agregó que el incendio exhibió el maltrato animal, que fue acreditado por la Fiscalía General de Justicia, pues había aves exóticas y felinos recién nacidos.
«Sí encontramos que hay unas condiciones de salud física de estos ejemplares en una situación muy mala, lo cual es maltrato animal», resaltó.
En ello coincidió Arturo Berlanga, director de AnimaNaturalis, pues aseguró que se viola la ley que prohíbe los actos de crueldad, además de que los ejemplares rescatados mostraron síntomas de desnutrición.
«También hay violaciones a la Ley General de Vida Silvestre, por lo que debería intervenir la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por el tráfico de fauna silvestre que se practica», indicó Berlanga.
De los ejemplares rescatados, 35 gatos fueron canalizados al Hospital Veterinario de la Ciudad.
Leticia Varela, directora de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, destacó que encontraron animales muertos, lesionados y en estado de desnutrición, por lo que fueron enviados con Protección Animal.
Sin embargo, la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC) afirmó que no hubo personas ni animales lesionados.
Durante el incendio, los locatarios fueron desalojados y replegados hasta que se controló. Lo que vino después fue una urgencia por ingresar a las instalaciones.
Algunos buscaron la manera de ingresar para poder asegurar sus pertenencias y evitar saqueos.
Unos trataban de sacar a sus animales, mientras que otros querían meterlos nuevamente.
Esto desembocó en un par de conatos de bronca entre grupos de comerciantes y hasta con policías.
Algunos otros vendedores, a pesar de la emergencia, continuaron con la venta, principalmente de aves, hasta que fueron desalojados por la Alcaldía Venustiano Carranza, lo que criticó Animal Heroes, pues una hora después de controlado el fuego, fue retomada la venta.