Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Jada Pinkett hizo su primera aparición pública, sin Will Smith, para la inauguración del Centro de Artes Escénicas Rhimes en Los Ángeles, California, reportó Daily Mail.
Ésta es la primera vez que es captada luego de que su marido abofeteara a Chris Rock en la pasada entrega de los Premios de la Academia de Hollywood tras un chiste sobre su alopecia.
La ganadora del premio Emmy, de 50 años, lució un vestido dorado sin tirantes que resaltó sus brazo tonificados y que acompañó con unos pendientes a juego.
Más tarde, utilizó una bata blanca mientras observaba el desarrollo de la gala.
El evento del sábado por la noche celebró la apertura del último proyecto de la productora de la serie Bridgerton, Shonda Rhimes.
La nueva instalación incluye un estudio de danza aérea que lleva el nombre de Jada y Will Smith y está abierta a estudiantes de 8 años en adelante, así como para la enseñanza de Ballet, Contemporáneo, Jazz, Hip Hop, Africano, Dunham, Claqué y Teatro Musical.
La semana pasada, la Academia prohibió a la estrella de King Richard: Una Familia Ganadora asistir a la gala del Óscar en los próximos 10 años, aunque podrá conservar su galardón a Mejor Actor.
En un comunicado, la organización criticó el comportamiento «inaceptable» y «perjudicial» Smith, que «ensombreció» toda la velada.
«La Junta ha decidido, por un período de 10 años a partir del 8 de abril de 2022, que el Sr. Smith no podrá asistir a ningún evento o programa de la Academia, en persona o virtualmente, incluyendo pero no limitado a los Premios de la Academia.
«Queremos expresar nuestra profunda gratitud al Sr. Rock por mantener su compostura en circunstancias extraordinarias. También queremos agradecer a nuestros anfitriones, a los nominados, a los presentadores y a los ganadores su aplomo y su gracia durante nuestra retransmisión», comentaron en la misiva.
Tras darse a conocer su postura, Will declaró a Deadline que aceptaba y respetaba la decisión.

Con dinero… hablará Chris
Chris Rock está dispuesto a hablar de la bofetada que Will Smith le dio el 27 de abril durante la entrega 94 del Óscar, aunque le tendrán que llegar al precio.
En su aparición el viernes en el Fantasy Springs Resort-Casino de Indio, California, el comediante abordó el tema desde el principio de su espectáculo, de acuerdo con el sitio estadounidense Deadline.
Sin embargo, y por desgracia para la mayoría del público, no fue la información que querían escuchar.
«Estoy bien, tengo todo un show y no voy a hablar de eso hasta que me paguen. La vida es buena. He recuperado el oído», compartió Rock.
Tras su comentario, comenzó a hablar de Hillary Clinton, las Kardashian y Meghan Markle. También se refirió a los intentos de diversidad de las empresas, a sus hijas, a estar soltero de nuevo y a la gente que tiene miedo de ofender a alguien.
En su espectáculo los celulares estuvieron prohibidos, como ya lo habían advertido desde el incidente con el actor de El Príncipe del Rap, por lo que esta vez no hubo videos.

¡Participa con tu opinión!