Siete años después de un primer trasplante de corazón debido a una falla cardiaca, un joven de 27 años tuvo que recibir un segundo órgano para preservar su vida.

Fue en 2010 cuando médicos del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza del IMSS le practicaron la primera intervención quirúrgica a causa de una cardiomiopatía severa; su corazón había crecido de tal manera que era incapaz de funcionar correctamente y se encontraba en etapa terminal.

De acuerdo con un comunicado del IMSS, en aquella ocasión su cirugía fue considerada como urgente y se activó un protocolo para que las instituciones de salud dieran prioridad a la captación y traslado del corazón al Hospital General de La Raza. El trasplante fue un éxito y el derechohabiente mantuvo un buen estado de salud durante siete años.

No obstante, hace unos meses, de manera espontánea y a pesar de los medicamentos que tomaba desde hace años, su cuerpo comenzó a rechazar el órgano al detectarlo como ajeno, al punto de provocarle arritmias y lesiones parecidas a las de un infarto.

El paciente recibió tratamiento coronario y un implante, pero el corazón seguía deteriorándose, por lo cual la única opción era un nuevo trasplante.

De acuerdo con el Instituto, en agosto llegó un órgano para el paciente y el equipo de especialistas del CMN La Raza, por primera vez, realizó un segundo trasplante de corazón al mismo paciente que hace siete años recibió el primero. Su recuperación en el Hospital fue favorable y egresó hace tres semanas.

«Este es el primer retrasplante electivo de corazón que se realiza en el Seguro Social, pero en este Hospital también se han llevado a cabo procedimientos similares en casos de urgencia. Esto es que en el momento de realizar el trasplante de corazón, el cuerpo rechaza el órgano y no late.

«Si las condiciones clínicas del paciente lo permiten, se le brinda apoyo circulatorio mecánico que sustituye de manera momentánea el corazón, en tanto se hace la búsqueda urgente de otro órgano», detalló la dependencia.

Alrededor del 2 por ciento de los trasplantes que se realizan en el mundo son retrasplantes y este tipo de cirugías se clasifican como de alta complejidad, pues requieren más cuidado y su evolución no es tan rápida como en la primera ocasión, por lo que la recuperación del paciente demanda mayor estancia en el Hospital, agregó el organismo.

La estadística del Instituto detalla que, en lo que va de 2017, se han realizado 10 trasplantes de corazón en el Hospital General del CMN La Raza y actualmente hay ocho pacientes en espera de la donación de este órgano.