Staff
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- La pandemia por el COVID-19 volvió a golpear el deporte en Estados Unidos y el automovilismo no logró esquivarla.
La IndyCar se vio obligada a sacudir su ya recortado calendario al cancelar tres fechas en dos sedes: Portland y Laguna Seca, que iba a ser a doble evento.
Sin embargo, para suplir estas pruebas, el campeonato norteamericano decidió convertir tres paradas de una sola carrera en dobles.
La primera será la programada para dentro de dos fines de semana, en Mid-Ohio. Primero se había programado una sola carrera para el 9 de agosto, pero ayer se informó que habrá una antes, el 8.
Después, en el mismo mes, Gateway albergará otras dos pruebas, el 29 y 30.
Por último, el cambio final será en el circuito de Indianápolis el fin de semana del 2 y 3 de octubre, últimas dos fechas previas a lo que hasta hoy está considerado como desenlace de la temporada, en San Petersburgo el 25 del mismo mes.