Juan Carlos Rodríguez y Antonio Martínez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-La que sería la última visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Nuevo León durante la Administración del Gobernador Jaime Rodríguez fue ayer de «pisa y corre».
La estadía de 3.5 horas, aseguraron fuentes, tuvo dos objetivos: dar seguimiento al proceso de modernización de la Refinería de Cadereyta y abordar temas políticos.
No obstante, ninguna autoridad federal ni estatal informó lo abordado en las reuniones.
Para estar en Cadereyta, el Gobernador Jaime Rodríguez, cuya Administración concluye el próximo domingo, modificó de última hora su agenda, ya que hasta ayer por la mañana tenía previsto realizar un recorrido por su natal Galeana.
Se dijo que a los encuentros de AMLO también acudieron Rocío Nahle, Secretaria de Energía, y Octavio Romero, director de Pemex, así como Jorge Luis Bazaldúa Ramos, José Manuel Rocha Vallejo, Martín Rodríguez Aboites y Arlette Silva Magaña.
El Presidente llegó a la Refinería Héctor Lara Sosa para supervisar los avances en la reestructura y ver a El Bronco.
Fuentes aseguraron que, además de los avances en los trabajos de modernización efectuados en las plantas Catalítica I y II, se dieron avances del proyecto de construcción de una planta de coquización.
Se dijo que también abordaron los temas de contaminación y mejoras de emisiones.
Luego de arribar a las 11:24 horas al Aeropuerto Internacional de Monterrey, el Mandatario federal concluyó su visita a las 15:03 horas, que era la hora programada para que despegara su vuelo comercial rumbo a la Ciudad de México.
Ésta sería una de las giras más cortas que ha tenido el Presidente en la entidad.
Aunque se le buscó, la delegada de Programas Sociales del Gobierno federal en Nuevo León, Judith Díaz, rechazó hacer comentarios sobre la visita, al asegurar que no estuvo presente en las reuniones.