Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: A dos meses de las elecciones, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reactivó este lunes el diálogo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El Mandatario federal recibe esta mañana, en Palacio Nacional, a la Comisión Nacional Única de Negociación de la disidencia sindical, para reinstalar la mesa que ha permanecido suspendida desde hace cuatro años.

Cuestionado sobre los objetivos del encuentro, el Jefe del Ejecutivo explicó que solo quiere «platicar» con los docentes, a quienes hizo un reconocimiento por el desempeño que han tenido en lo que va de este sexenio.

«Estoy muy contento con los maestros y las maestras de México porque miren el cambio, ya estoy por terminar mi mandato, no ha habido paros, eso es notorio», expresó.

Por su parte, la CNTE informó sobre los temas que se abordarán en la mesa con el Presidente, como el incremento salarial, la abrogación total de la reforma educativa impulsada por este Gobierno, contrarreforma a la Ley del ISSSTE del 2007 -en materia de jubilación-y estabilidad laboral.

También insistirán con el Mandatario en el resarcimiento de los daños provocados por la reforma aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, incluido el despido de 171 maestros.

El pasado 12 de marzo, López Obrador recibió a docentes de Oaxaca, integrantes de la Sección 22 de la CNTE.

Al arranque del sexenio, los integrantes de la disidencia magisterial prácticamente tenían picaporte en Palacio Nacional.

Las oficinas presidenciales eran la sede de las mesas de diálogo, a las que asistían secretarios de Estado.

Entre mayo de 2019 y septiembre de 2020, los representantes de la Coordinadora sostuvieron 11 reuniones en el recinto.

Luego, con motivo de la pandemia, los encuentros quedaron suspendidos.

El impasse derivó en varias protestas tanto en la Ciudad de México, como en los estados.

En agosto de 2021, un bloqueo de maestros en Chiapas impidió el paso del Presidente a su conferencia mañanera. Visiblemente molesto, el Mandatario participó de manera remota, pero no cedió a las demandas.

En noviembre del año pasado, López Obrador se vio obligado a cancelar su asistencia a la inauguración de un CRIT en Tlapa, Guerrero, ante las protestas realizadas por la Coordinadora.

El Presidente retoma el diálogo con la disidencia sindical, un mes después de que Morena incluyó en su lista de candidatos plurinominales al Senado a Alfonso Cepeda Salas, dirigente nacional, pero del SNTE.