Aguascalientes ocupa uno de los primeros lugares a nivel nacional en violencia contra las mujeres con cifras alarmantes que no sólo deben asustarnos, sino obligarnos a actuar, señaló la vice fiscal Alicia Núñez Medina en el marco de la conmemoración del Día Naranja, para la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas, efectuado en el Centro de Justicia para la Mujer.

Al presentar los protocolos de actuación con perspectiva de género, implementados por la Fiscalía General del Estado y suscritos en compromiso con organizaciones de la sociedad civil, la funcionaria recalcó que la entidad está por encima de la media nacional en violencia general como en la reciente para los últimos doce meses, ocupando un cuarto lugar.

En el acto encabezado por el fiscal René Urrutia de la Vega, expuso que de acuerdo a las cifras más recientes del INEGI, el 66.1% de las mujeres de 15 años y más han registrado al menos un incidente de violencia por parte de cualquier agresor, en algún momento de su vida.

El 43.9% de las mujeres han sufrido por parte de su actual o última pareja, una agresión a lo largo de su relación; en los espacios públicos o comentarios, el 34.3% de las mujeres han experimentado algún tipo de violencia sexual, en tanto que el 27% de las mujeres que trabajan o lo hicieron alguna vez, han experimentado actos violentos, principalmente de tipo sexual o bien por discriminación de género o por embarazo.

Refirió también que entre las mujeres que asistieron a la escuela en los últimos 12 meses, el 11% fue agredido sexualmente y finalmente que, un 25% de las mujeres que han sido sujetas a violencia sexual ha pensado en suicidarse y el 14.1% lo ha intentado.

La información, dijo, además de impactante, es importante para la toma de decisiones y la instrumentación de políticas públicas que permitan combatir esas cifras y a partir de ello es que la Fiscalía comparte los protocolos que permitirán a la autoridad ministerial y todo el personal que conoce, investigar y resolver asuntos de este tipo para facilitar su actuación.

Es decir, son protocolos que tienen como finalidad garantizar la aplicación de las medidas y acciones que se tengan que implementar en una investigación dando mayores herramientas a los ministerios públicos, peritos y policías ministeriales para efecto de que el trabajo sea apegado a esa perspectiva de género.