Luego de permanecer suspendidas las visitas presenciales en los Centros de Readaptación Social de la entidad durante los últimos 4 meses, como medida de prevención para evitar la propagación del coronavirus entre los internos y personal penitenciario, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado prevé que a partir de la siguiente semana se puedan abrir las visitas exclusivamente para familiares cercanos a personas que se encuentren en cumplimiento de alguna condena.
Su titular, Porfirio Sánchez Mendoza, recordó que desde el pasado 24 de marzo las visitas presenciales en los Centros de Readaptación Social quedaron suspendidas, por lo que únicamente familiares e internos mantenían comunicación por medio de videollamadas.
Sin embargo, de momento se encuentran analizando la posibilidad de permitir visitas únicamente para familiares de primer nivel, es decir, conyugues e hijos de los presos, medida que pudiera ser aplicada a partir del próximo lunes. Actualmente en los Ceresos no se han detectado casos sospechosos ni positivos de COVID-19 entre su población penitenciaria ni en custodios, por lo que con las respectivas medidas de sanidad se podría permitir finalmente levantar la suspensión de las visitas que se activó como medida emergente ante el surgimiento de la pandemia.
“Hemos sido muy cautelosos para cuidar la integridad de los presos, afortunadamente la población lo ha entendido bien y vamos a comenzar a abrir las visitas de primer grado en donde se puedan comunicar por medio de un interfón cumpliendo en todo momento con las medidas de sanidad correspondientes”, refirió.