Industriales del sector automotriz están a la expectativa de la respuesta que dé el Gobierno Federal a las autoridades locales, en el sentido de aceptar o no el reinicio del trabajo en este ramo y sea considerado como esencial, dado que de éste dependen alrededor de 50 mil trabajadores, cuyas familias empiezan a sufrir carencias.
El presidente del Clúster Automotriz en la entidad, Cuitláhuac Pérez Cerros, expresó la esperanza de que se atienda el llamado y que fuera pronto, pues si una planta puede reactivarse en estos días, serían 2 semanas antes de lo previsto y en mucho aliviaría la situación económica, además del beneficio salarial para los trabajadores que se reincorporarían; “a las empresas nos urge comenzar a facturar y a operar, ha sido pesado absorber gastos fijos sin tener ingreso, esto es fatal para todos”.
De permitir la reincorporación antes de tiempo del sector automotriz, alentaría la producción, considerando que Estados Unidos tiene previsto arrancar la actividad en este ramo el 4 de mayo entrante, por lo que con días de anticipación se podrían tener pedidos en las muchas empresas locales que proveen de componentes hacia el vecino país del norte.
En este mismo sentido, refirió que Aguascalientes es de las entidades más castigadas, pues Nissan es la principal armadora y generadora de empleos en este sector, tiene previsto abrir hasta el 18 de mayo, mientras empresas similares en otros estados están preparadas para reabrir la primera semana de mayo -de no cambiar las condiciones-, pero si la Federación autoriza que empiecen antes, mucho mejor, “sería oxígeno puro para nosotros”.
Pérez Cerros subrayó que la industria automotriz en Aguascalientes genera más del 18% del Producto Interno Bruto local, pero ahora con cerca de 50 mil personas que dependen directamente de este sector y que en su mayoría perciben ahora el 50% de su salario, se ha provocado una baja drástica, por eso ahora están en espera de una respuesta favorable para el reinicio pronto de sus labores.
Pero eso no es todo, pues la realidad está por verse, dado que habrá empresas de esta actividad de menor tamaño y con menos capital que podrían rescindir contratos de trabajo, y eso porque ha habido un impacto que ya se venía arrastrando en cuanto a la baja en ventas nacionales como de exportaciones en autos, y ahora con esto, seguro es que el requerimiento para partes automotrices también se reducirá.