Dulce Anahí Soto Luévano 
Agencia Reforma

CDMX.- Las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reiniciarán actividades mañana jueves 9 de julio con un operativo de seguridad sanitaria.

Aunque las guarderías son consideradas actividades esenciales, para su reapertura se tomará en cuenta el semáforo de riesgo epidemiológico del Gobierno federal y las disposiciones de las autoridades estatales, informó el IMSS.

En un comunicado, el Instituto detalló que las guarderías ubicadas en localidades con semáforo rojo sólo atenderán a los hijos de las trabajadoras en actividades esenciales y operarán a un 25 por ciento de su capacidad.

En semáforo naranja, las guarderías abrirán al 50 por ciento de su aforo y darán servicio, además, a las madres que estén trabajando en actividades no esenciales.

Cuando una localidad se ubique en semáforo amarillo, las guarderías podrán hacer uso del 75 por ciento de su capacidad, y del 100 por ciento al llegar a semáforo verde.

El IMSS sostuvo que para la operación de las guarderías se aplicará un protocolo sanitario seguro para la estancia de los niños, que incluye el fortalecimiento de las medidas generales de salud, higiene y limpieza, sana distancia, lavado de manos y uso de cubrebocas y careta por parte del personal, que fue capacitado sobre Covid-19.

También reforzarán las acciones del filtro sanitario para niños, adultos y personal de la guardería con la instalación de una estación de higiene en el vestíbulo; se sanitizarán las suelas de los zapatos mediante un rociador o tapete sanitizante, se aplicará gel a base de alcohol al 60-80 por ciento en manos, y se medirá la temperatura con termómetro infrarrojo.

Si un niño es identificado con fiebre o con otros síntomas, deberá ser valorado en una unidad médica.

En el supuesto de que se confirmara un caso de Covid-19 en alguna de las guarderías, se deberán suspender actividades, seguir medidas de aislamiento y las recomendaciones emitidas por el Área de Vigilancia Epidemiológica del Seguro Social.

El IMSS aseguró que aplicó una encuesta para conocer cuántas madres usuarias de guarderías trabajan actualmente en actividades esenciales y, con base en eso, decidió reabrir el servicio para apoyarlas.