Una de las noches más tristes en el pasado reciente se vivió este viernes para Necaxa que en tan solo unos minutos simplemente dejó de competir ante un rival que no metió el acelerador para terminar goleando y humillando al equipo de Aguascalientes. Debido a temas de COVID-19 y la posible venta de Alejandro Zendejas al América, Necaxa tuvo una alineación diferente con Edgar Hernández en el arco, Fabricio Formiliano, Agustín Oliveros, Luis Quintana, Idekel Domínguez, Alonso Escoboza, Fernando González, Jorge Valdivia, Heriberto Jurado, Alan Medina y Nicolás Castillo de arranque.
Los Rayos no aprendieron de sus errores en la Jornada 1 y apenas al minuto tres de acción perdieron una pelota en la salida para que Maxi Meza se escapara por pradera derecha ante la pésima marca de Escoboza, el argentino sacó centro preciso a la llegada de Rogelio Funes Mori que remató dentro del área chica marcando el primer gol de la noche. El gol tumbó por los suelos el ánimo de Necaxa que comenzó a bajar los brazos temprano en el tiempo de juego. Un despeje de Edgar Hernández fue recuperado por Monterrey, Maxi Meza tomó la pelota desde tres cuartos de cancha, avanzó y al notar que nadie lo presionaba se acercó al área hasta meter un disparo con efecto precioso que se convirtió en el segundo tanto para los regios que sin esforzarse ya lo ganaban por dos de diferencia.
La tendencia fue casi la misma durante todo el primer tiempo. Necaxa con algunos esbozos que fueron anulados por la zaga rayada y un Monterrey que con poco generaba peligro en el arco de los Rayos. Un nuevo balón perdido en medio campo permitió que el flamante refuerzo de Monterrey, Luis Romo, pusiera una asistencia espléndida desde la derecha del campo, Duván Vergara llegó con potencia para firmar el tercer gol para Monterrey que goleaba en tan solo 45 minutos.
Para el segundo tiempo Pablo Guede intentó mover las cosas sacando a Escoboza, Quintana y Castillo para ingresar a Maxi Salas, Luis García y el joven Diego Gómez que hizo su debut en Primera División. Los cambios más el relajamiento de Monterrey provocaron unos cuantos minutos buenos de Necaxa que incluso habían conseguido descontar con un autogol de César Montes, pero un fuera de lugar anuló la jugada. Los minutos fueron pasando sin que las cosas se movieran hasta que al 67′ Jesús Gallardo conectó disparo lejano que Edgar Hernández se comió con tremendo error provocando la cuarta anotación visitante que ya ni festejaba los goles ante la abismal diferencia.
La recta final del partido transcurrió casi por obligación con ambos equipos conscientes de que el juego estaba decidido. Todavía en el agregado Vincent Janssen marcó el quinto, pero un fuera de lugar inexistente le quitó el gol al neerlandés. Al final, Monterrey se fue con los tres puntos con un contundente 0-5 que dejó en evidencia la diferencia entre dos equipos con plantillas totalmente diferentes. Necaxa con dos derrotas al hilo parece que tendrá otro torneo complicado y el panorama no luce mejor ya que la siguiente semana visitarán a Santos, una aduana muy difícil de superar.

¡Participa con tu opinión!