Cada tres años los empleados municipales temen que la nueva administración les entregue un “raspadito” y que al frotarlo se den cuenta que han sido “premiados” con el despido, por lo que tienen dos vías: aceptar lo que les ofrecen como indemnización o recurrir a los tribunales.

En su defensa la autoridad afirma que lo hace para ahorrar, sin embargo si este fuera el caso hace varios trienios que el Municipio de Aguascalientes se habría quedado sin personal, porque si cada alcalde entrante ordena reducir la nómina y no se cubrieran los espacios entonces al concluir su gestión serían menos los trabajadores, sin embargo con las “podas” laborales el único fin que se persigue es dejar fuera a una parte y darle entrada a los compromisos de campaña.

En este amasijo de intereses no importa el color del partido que llegue al poder. Todo indica que se sigue el mismo patrón de conducta. Cuando ha habido alternancia los perjudicados consideran que fue por ser miembro de otras siglas, pero si son de la misma hermandad y por consiguiente llevan los mismos colores se dice que estuvieron en el equipo equivocado, de cualquier manera hay centenares de bajas al arranque del régimen.

Esta vez, de los poco más de 6,000 trabajadores alrededor de 700 serán cesados. Según el secretario de Administración José Antonio Arámbula López, es parte de la “estrategia de ampliar ahorros y eficientar el uso de los recursos públicos”, para ello se pretende hacerlo con aquellos que “no cumplan con sus responsabilidades” o en áreas que tengan tres o cuatro personas y puedan quedar una o dos, por lo cual cada titular es el que toma la decisión de quien se va.

En este “paso de la muerte” laboral no se escapan los propios jefes de departamento, toda vez que la mayoría de ellos proceden de la administración anterior, por lo que “necesariamente debe haber más ajustes”, anticipó el ex alcalde de Jesús María.

A finales de enero de 2016 el entonces secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso, declaró que se recibirían menos recursos debido al ajuste presupuestal federal, por lo que se despediría a parte del personal, empezando por los eventuales, como única forma de no tener problemas para el pago de la nómina en los siguientes meses.

El mismo argumento de entonces es ahora, que “por instrucciones superiores” se procede a adelgazar la plantilla, para ello se fijó un plazo para el debido cumplimiento, por lo que en marzo debe quedar cerrada esta “reingeniería” laboral, que en lenguaje llano significa: “quítame a esos para que entren estos”, aunque los recién incorporados no deben estar confiados porque si llegan al 2019 pueden ser los próximos damnificados.

Si todo se circunscribiera a deshacerse del personal de confianza no habría mayor problema, teniéndose en cuenta que quien ocupa una posición de esa naturaleza sabe que en cualquier momento puede perder el trabajo, pero no son uno ni dos o diez los que tienen puesto de base y aún así los despiden, por ello cada año el Ayuntamiento es obligado a pagar indemnizaciones millonarias por despido injustificado. Actualmente es por 9 millones de pesos y cuyos casos una parte datan de 2011. Aunque el actual lo puede pagar, lo mismo sucederá con los que vengan de 2020 en adelante si hoy se mantiene la misma actitud.

Hay trabajadores que prefieren acudir en demanda de justicia a sabiendas que tienen la razón, por lo que dejan que el caso continúe hasta llegar a la sentencia, que al serle favorable recibirán los salarios caídos y las prestaciones correspondientes, además de ser restituido en su puesto, lo que representa un fuerte desembolso para el gobierno municipal, que a final de cuentas el supuesto ahorro que pretendió con el despido termina pagándolo sin haber logrado un beneficio.

Como se ha comentado Con Usted en varias colaboraciones, en este tipo de asuntos hay una ausencia total del Sindicato Único de Trabajadores Estatales y Municipales de Aguascalientes (SUTEMA), que salvo algunas declaraciones no actúa en defensa de sus representados, por lo que han tenido que recurrir a partidos de oposición en busca de asesoría jurídica cuando la obligación debe de ser de la organización que por años les ha cobrado cuotas.

ALERTA DEL IMCO

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) considera que si hay una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una de las ciudades afectadas podría ser Aguascalientes, ya que gran parte de su actividad económica gira en torno a la manufactura automotriz.

Revela que desde el inicio de la segunda planta de Nissan, en 2013, ha tenido un crecimiento del 10% y actualmente se mantiene en 4.3%, lo que constituye una de las ciudades que registran las mayores tasas del Producto Interno Bruto (PIB) estatal.

Aguascalientes forma parte del corredor industrial del norte y el Bajío, que los últimos años ha impulsado el crecimiento de la economía mexicana, por lo que del 39.9% que representaba en la producción nacional en 2003, pasó a 41.7% en 2014.

Para el director general adjunto del Imco, Manuel Medrano, la gente de Aguascalientes “es muy dinámica, hablan japonés, inglés, pero están muy enfocados a la manufactura”, sugiriendo que sea más creativa para reinventarse y no depender de decisiones externas.

Consideró que a nivel nacional en la cuestión de la manufactura hay varios cambios, como el concepto de manufactura 4.0 que se aplica en Estados Unidos, por lo que el diseño y producción se hace a través de impresoras 3D, modificaciones que impactarán a la industria manufacturera mexicana.

Si Estados Unidos renuncia al Tratado de Libre Comercio, la relación comercial con México tendría que manejarse por las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que complicaría la situación ya que habría aranceles entre los rangos de 2% a 8% sobre las exportaciones mexicanas, que inevitablemente reduciría la velocidad del intercambio comercial entre ambas naciones.

Es un problema que mantiene en estado de alerta a las ciudades que dependen directa o indirectamente del ramo automotriz, principalmente Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, Irapuato, León, Salamanca, Silao, San Luis Potosí, Mexicali y estados como Nuevo León y Quintana Roo, entre otros, que como señala el Imco, deben diversificar su producción y a lo que se agregaría que también abran nuevos caminos para la inversión y el intercambio industrial y comercial.

MÉXICO EJEMPLAR

Contrario a lo que dicen algunos mexicanos, de que el país está muy lejos de tener virtudes y aprovechan cualquier motivo para lanzar toda clase de denuestos y zaherirse, hay extranjeros que de manera espontánea tienen una opinión totalmente diferente. El martes pasado tuvo lugar en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, el partido final de la Serie de Beisbol del Caribe, que ganó el representativo de Puerto Rico, Criollos de Caguas, al de México, Tomateros de Culiacán, por 1-0, un resultado que tanto gusta a los aficionados al dilucidarse en la décima entrada. Al concluir el encuentro el manager puertorriqueño Luis Matos declaró: “Yo jugué cinco años en México. Que los fanáticos te aplaudan después de una derrota de 1-0 contra su equipo, es algo de admirar. Yo creo que en ninguno de los otros países pasaría eso, estarían abucheando. Mis respetos al equipo, a Culiacán, a la fanaticada en México”.