NOÉ GARCÍA GÓMEZ

“No claudiques, vieja  guardia;/ ejemplo valeroso que germina,/ experiencia y juventud rebelde,/ unidos en la brega triunfaremos,/ rompamos las cadenas del verdugo,/ forjaremos la nueva sociedad;/ adelante, vieja guardia”.  Ramón Báez

Hoy quiero hacer un receso a las colaboraciones del Movimiento Ferrocarrilero (vallejista) en Aguascalientes, para recordar a Ramón Báez, nacido en esta ciudad de Aguascalientes el 9 de agosto de 1934, a los 17 años comienza a trabajar en los talleres del ferrocarril.

Los luchadores sociales, los que luchan y trabajan en donde los políticos no quieren estar, en las bases, con el pueblo, en las colonias; a esos combativos personajes, a la mayoría los enclaustramos en el olvido. No quiero que sea el caso del ferrocarrilero Ramón Báez Esquivel, incansable defensor de causas justas, miembro activo del movimiento ferrocarrilero de 1958 que nacionalmente Demetrio Vallejo fue quien lo encabezo; y la aportación de los grupos de “rieleros” en nuestro estado a esta lucha fue de gran importancia a nivel nacional.

“El cachuchas” -como sus amigos del riel lo conocían- participa activamente en la sección II de Aguascalientes, en el movimiento vallejista era joven para ser dirigente, pero era militante activo, asistía a las reuniones, mítines, difundía el mensaje y las ideas que los entonces líderes como Ángel Venegas Ahumada y Gil Gómez difundían y encabezaban, a los cuales Báez les tenía un gran respeto y admiración, todo ello lo llevó a ser dirigente fundador del Comité de Defensa del Ferrocarrilero, así como escribir una crónica del movimiento vallejista en nuestro estado, con un lenguaje sencillo y popular, pero cargado de una gran dosis ideológica e intelectual, un documento de valor histórico para nuestro estado con vocación ferrocarrilera.

Ramón fue secretario general del Partido Comunista en nuestro estado y delegado nacional de este mismo partido, pero su gran labor fue con las luchas populares y nobles, con los estudiantes, con las enfermeras y como él lo cuenta en su libro “… incorporado en las reuniones clandestinas, esas que se regaban de oreja en oreja”. (Báez, 2003)

Hombre siempre modesto, pero de amplio conocimiento en materia económica y social, pues veía y vivía la realidad de la gente, de sus condiciones y sus situaciones contrastándolas con lo aprendido en los círculos de estudio, círculos de estudio que después el impartió. En sus palabras, “la vida fue mi escuela, pues yo ni terminé la primaria”. Siempre vivió en la humildad, en esa humildad del trabajador y después la del pensionado, y aunque es y fue respetado por amplios sectores de la izquierda y de la política social en nuestro estado, nunca lo usó para beneficio personal o para lucrar.

Ramón fue un ejemplo, no podemos dejar que la historia lo olvide. Por pertenecer a generaciones tan distantes, solo tuve la oportunidad de charlar en dos ocasiones con él; pero su contribución a la lucha, sus historias y andanzas son trasmitidas por todos los que lo conocieron. Ejemplo fue su participación en el movimiento del 68, organizó y realizó actividades con los estudiantes aquí en Aguascalientes, como la anécdota “después de la represión nos plantamos frente al “Parián” en lo que hoy es el Jardín del Estudiante, y de pronto nos vimos rodeados de gente, que al principio pensábamos que estaban escuchando, pero cuando vimos el corte de pelo, reaccionamos, eran soldados vestidos de civil. Ahí perdimos el equipo de sonido, y apenas tuvimos tiempo de correr, me llevé a los cinco estudiantes a mi casa…”.

Fue de esos militantes que son de una sola ideología, de una convicción “yo solo he pertenecido a dos partidos, al PC (Partido Comunista)… y por último al PRD, donde he buscado una trinchera que muchas veces no llena toda las aspiraciones que uno siente, que uno quiere”. (Entrevista a Ramón Báez, Revista Tiempo de Aguascalientes N. 67)

No tenemos que olvidar, no permitamos que se olvide su lucha, sus enseñanzas, tenemos que recordar lo que él nos decía: “Aquí en Aguascalientes, a diferencia de lo que dice la prensa, siempre se ha combatido y hay muchos luchadores sociales incógnitos”, y transmitámoslo a las generaciones venideras.

honoerato@hotmail.com