Diputados locales retomarán la solicitud hecha por comerciantes del Centro de la ciudad hace algunos años, relacionada con la creación de un fideicomiso que permita brindar apoyo para que los negocios del primer cuadro de la ciudad, no lleguen a la quiebra luego de tener que cerrar por falta de clientes, durante el tiempo en que se lleven a cabo obras municipales o estatales e inclusive, por temas catastróficos, como ahora con la pandemia.
Alma Hilda Medina Macías, presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico, Fomento Cooperativo y Turismo del Congreso, manifestó que ha escuchado las peticiones de comerciantes establecidos en el primer cuadro, pero también de los que son parte de la Asociación de Comerciantes del Centro o de la propia Canaco, en el sentido de requerir un apoyo extraordinario cuando las condiciones lo ameritan.
Por ello es que se tendrá que analizar la posibilidad de crear ese fideicomiso para que los comerciantes puedan ser apoyados en momentos de contingencia, que de esas han atravesado varias, pero muchos más no han logrado salir adelante justo por no haber contado con recursos que les permitiera sobrevivir en los tiempos donde los clientes escasean.
El propósito hace algún tiempo se relacionó principalmente con la realización de obras de remoción y mantenimiento de vialidades en el centro de la ciudad, que si bien serán necesarias, las más de las veces el cierre de arterias deja sin clientes a los comercios y al término de la obra ya habrían quebrado varios de éstos, por ello se pensó en pedir la creación de ese fideicomiso a las autoridades.
Pero ahora con la pandemia se ha corroborado la necesidad de contar con un fondo que permita a la autoridad brindar el apoyo a los comerciantes por cuestiones catastróficas, como ha sido también la pandemia por COVID-19, pues si bien, ahora la actividad ha vuelto prácticamente a la normalidad, se atravesaron momentos más complicados que llevó al cierre definitivo de negocios de todo tipo.
Sobre el particular, la diputada Alma Hilda Medina refirió que los comentarios que se le han hecho llegar son sobre la necesidad de tener un fondo de contingencia, “me interesó mucho y habremos de socializarlo con la Acocen y demás organismos, sería un fondo para comerciantes establecidos y que formen parte de algún organismo empresarial”.
Refirió que al tratarse de un fideicomiso, el estado estaría obligado a destinar una cantidad en su presupuesto anual, y esto evitaría que el recurso sea utilizado a contentillo de las autoridades en turno, por ello es que “habremos de consensar el tema con funcionarios de Gobierno, con orden ya les estaremos platicando”, pues dijo, serían apoyos económicos, no créditos.