Por FRANCISCO VARGAS M.

De las noticias destacadas en los diferentes portales taurinos del orbe, que acontecieron el pasado 12 de julio, fue sin duda la novillada celebrada en Torrijos, Toledo, tanto por el resultado, pero sobre todo porque fue el inicio de la temporada en España, después de la suspensión y postergación de los festejos taurinos, debido a la pandemia del coronavirus.
En esta novillada mixta se alzaron como los triunfadores Rafael González y Álvaro Alarcón, quienes cortaron respectivamente tres orejas y cuatro apéndices; premios que les redituó a ambos salir en hombros al final del festejo, donde se acataron todas las medidas sanitarias recomendadas por la Junta de Castilla-La Mancha.
Con media entrada, se jugaron tres novillos de la ganadería de Alcurrucén (que hicieron primero, cuarto y quinto, mismo que salió el sobrero después de que el titular se murió en los corrales); así como tres de la dehesa de El Cortijillo (segundo, tercero y sexto); en su conjunto ásperos y con ciertas complicaciones sobre todo los de rejones; destacando en lo que toda en la lidia de a pie, el segundo de nombre “Librero”, cuyos restos merecieron la vuelta al ruedo, así como el tercero.
El rejoneador Raúl Martín Burgos, en su primero cortó una oreja y en el segundo escuchó calurosa ovación.
Rafael González cuajó dos artísticas faenas donde se lució con capa y muleta en cada una de ellas. Al primero le cortó las dos orejas y en el otro se llevó una oreja más tras recibir un aviso.
Álvaro Alarcón no se quiso quedar atrás logrando también un par de faenas que tuvieron gran calado en los tendidos. Al primero de su lote le cortó las dos orejas tras escuchar un aviso y al cierra plaza le tumbó las dos orejas. (pacovargas_@hotmail.com )