Mandatory Credit: Photo by ITV/Shutterstock (335281g) Brian Dennehy VARIOUS - 2001
Por Juan Pablo Martínez Zúñiga

Dijo el grande y finado Ernest Borgnine en alguna ocasión: “Toda mi vida me he designado como actor de carácter. He tenido mi cuota de (roles) protagónicos, pero los de carácter me son de gran estima, y hoy en día es un arte perdido”.
En verdad son pocos los histriones que han labrado una carrera distinguida en papeles que les permita explorar la veta más honda y seria de la actuación, y como sentenciara Borgnine, no son filas que se engrosen cotidianamente, pero el pasado miércoles 15 de abril la lista de quienes lo hacen se ha visto reducida debido al fallecimiento de Brian Dennehy, rostro de matices pétreos, sonrisa sardónica a la vez que fulminante y ojos transgresores que devoraban la pantalla, a sus coestelares y a la audiencia misma durante la década de los 80’s y 90’s, época cuando su faz engalanó como secundario y protagonista películas que llegaron a trascender o incluso valer por su mera presencia, sin eximirlo de genuinos clásicos de ese periodo tanto mainstream como de culto elevando la narrativa del filme en cuestión con su sola presencia. Un actor completo acompañado de una perenne atmósfera de veteranía capaz de traducir el intríngulis de una película en todo un tour de forcé actoral. Enemigo o aliado, violento o benigno, Brian Dennehy consumaba lo que significa ser un verdadero actor de carácter, con todas sus complejidades y abstracciones, sobrepasando una serie de papeles iniciáticos en series televisivas norteamericanas o filmes independientes, escalando gradualmente su presencia en la marquesina mediante sapiencia histriónica, y para muestra un compendio breve pero puntual de sus icónicos alcances:
“RAMBO” (1982) – El inesperado éxito del filme fue la llave que le abrió las puertas de Hollywood, además de su contundente interpretación como un sheriff que solo busca antagonizar con un veterano de Vietnam llamado John Rambo (Sylvester Stallone gestando su mito) y pagando las consecuencias. Todo un villano redneck bien trazado y sin caricaturizarlo.
“LA BARCA DEL INFIERNO” (1984) -Poco valorado drama de ribetes criminales protagonizado por un Tommy Lee Jones alzando vuelo en la industria, pero cimentado por la experiencia de Dennehy, quien le hace ver su suerte al tratar de localizar un botín oculto mientras Jones trata de reconectarse con su hija. Todo un compendio de las inquietudes dramáticas del cine de los 80’s pero con un inusual tratamiento nihilista.
“COCOON” (1985) – El duro rostro del actor logra matizar una dulzura intertextual en su testa cana dando vida ni más ni menos que a un alienígena gentil y amable que involuntariamente concilia la vida de varios ancianos de un asilo local cuando les provee una suerte de fuente de la juventud en ésta, la única película valiosa en la filmografía del eternamente baquetón y gringuísimo Ron Howard.
“SILVERADO” (1985) – Un decoroso intento por recuperar para la generación del slasher y “StarWars” el western en su vena clásica. Un reparto único e irrepetible (Kevin Kline, Jeff Goldblum, Dennis Quaid, Scott Glenn, Kevin Costner, Danny Glover y John Cleese, entre otros) se alía para enfrentar al temible Dennehy, cuya presencia nos remite a un John Wayne iconoclasta y muy emparentado a la sensibilidad psicológica y emocional de Henry Fonda en “Érase Una Vez en el Oeste”. Todo un clásico de culto.
“F/X – EFECTOS ESPECIALES” (1986) – Su consagración en el género del thriller que no lo abandonaría por el resto de su carrera. Brian Dennehy muestra un rango de pathos inédito al interpretar a un agente policial que persigue a un artista de los efectos especiales incriminado (Bryan Brown). Toda una fantasía escapista de aquel entonces.
“LA PANZA DE UN ARQUITECTO” (1987) -La mirada transgresora del cineasta británico Peter Greenaway encontró a un muso ideal en Dennehy para encarnar la tortuosa existencia de un arquitecto en un lapso de nueve meses, donde pierde todo lo que es valioso, incluyendo su trabajo y su esposa. Tal vez el discurso más cerebral de Greenaway y una de las mejores interpretaciones del actor.
“SE PRESUME INOCENTE” (1990) – El nombre de Dennehy se suma a otros de renombre como Harrison Ford, Raul Julia y Greta Scacchi en un drama judicial inteligente y absorbente firmado por el especialista Alan J. Pakula. Uno de los últimos grandes trabajos del histrión.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com