Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de echar mano del fondo de reservas para entidades federativas, los gobiernos locales han recibido de la Federación 65 mil 540 millones de pesos menos que en el mismo periodo de 2019.
Esto representa una disminución de 6.5 por ciento, un monto en el que se incluyen las Participaciones, Aportaciones y otros Convenios, según datos de Hacienda.
Del Fondo de Entidades Federativas (FEIEF) se han repartido 21 mil 91 millones de pesos para compensar las menores participaciones.
No obstante, los recursos por participaciones –que constituyen casi la mitad de las transferencias– se han quedado cortas en 7.4 por ciento respecto al año pasado y 8 por abajo de lo programado.
En su último informe trimestral, Hacienda explicó que las caídas en las participaciones son por una menor recaudación federal y, según analistas, esto traerá presión a las entidades que deberán apretar su gasto en época de crisis.
Se espera que la disminución de recursos de las entidades presione a la baja el gasto corriente a instituciones estatales y a inversión pública, estimó Christopher Cernichiaro Reyna, investigador del CIEP.
“Las participaciones, al ser de libre disposición para los estados, generalmente se usan en gasto corriente de instituciones subnacionales como secretarías, universidades e inversión”, dijo.
A diferencia del primer trimestre cuando el Gasto Federalizado fue favorable en la mayoría de los estados, para el segundo trimestre sólo Colima tuvo un crecimiento real de 6.1 por ciento, según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).
Las mayores reducciones en participaciones -los recursos de libre disposición- las enfrenta Campeche, con una caída anual de 18.5 por ciento; Hidalgo, con 13, y Morelos, con 12.9 por ciento.
Este ramo tuvo una caída en lo general de 7.4 por ciento, al alcanzar 455 mil 108 millones de pesos en el primer semestre, 21 mil millones menos que en 2019.
No obstante, tomando en cuenta todos los fondos federales, la más afectada fue la Ciudad de México con una baja de 17.3 por ciento, que significan 13 mil 647 millones de pesos menos que el año pasado.
El segundo ramo más importante, Aportaciones o Ramo 33, creció uno por ciento a 387 mil 281 millones de pesos. Pero frente al programa se quedaron 3.4 por ciento cortas, 14 mil 429 millones que no llegaron a los estados.
Lo anterior fue parcialmente compensado por el alza anual de 9.6 por ciento del Ramo 23 de Previsiones Salariales y Económicas en 9.6 por ciento y los Convenios de Descentralización y Reasignación, en 12.7 por ciento, que aportaron 12 mil 191 millones más este año, según el CEFP.
La forma de reparto de los recursos ha llevado a discusiones y fricciones entre gobernadores y el Gobierno federal, al grado de considerar replantear el pacto fiscal.