Unos policías preventivos del Destacamento “Pocitos” de la SSPM se encuentran bajo investigación de la Fiscalía General del Estado, acusados de los delitos de abuso de autoridad y lesiones.
Y es que el domingo por la madrugada, golpearon a una mujer y a su novio, cuando intentaron extorsionarlos con el pretexto de que el automóvil en que viajaban tenía apagada una de las luces traseras.
La Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes no tuvo más alternativa que aceptar los hechos, una vez que comenzaron a ser difundidos en las redes sociales, por lo que el secretario de SSPM Antonio Martínez Romo señaló que agentes de la Dirección de Asuntos Internos ya se encuentran investigando la delicada denuncia.
Sin embargo, los dos policías preventivos involucrados en los hechos, hasta el momento no han sido separados de sus cargos.
De acuerdo a las investigaciones que realizan agentes de la PDI, los hechos ocurrieron el domingo en la madrugada en el Blvd. Adolfo Ruiz Cortines, a la altura del Hotel del Alba. La patrulla 0241B2 del Destacamento “Pocitos” de la SSPM, interceptó un automóvil con el pretexto de que llevaba fundida una luz trasera.
Sin embargo, cuando el conductor y su acompañante le indicaron que les hiciera la infracción, un policía preventivo les pidió dinero a cambio de permitirles retirarse. Debido a que los jóvenes se negaron, el oficial trató de someter a la mujer identificada como Gigi, a quien sujetó de los cabellos.
Al percatarse su acompañante de lo anterior, puso en marcha el vehículo y se retiraron hacia el fraccionamiento La Rioja, pero fueron perseguidos por los policías preventivos y les dieron alcance al momento de que llegaban al domicilio de la mujer.
Con lujo de violencia los dos policías preventivos intentaron someter y colocarles las esposas a los jóvenes, pero ante el escándalo que estaban provocando, salieron de los domicilios los familiares y vecinos de las víctimas, por lo que los oficiales optaron por retirarse del lugar.