Claudia Guerrero y Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este miércoles que pretende cerrar su sexenio sin haber incurrido en un acto de represión, masacres ni desaparecidos.

«Vivimos en un País libre y yo quiero, y desde luego que lo vamos a lograr, porque ya pasamos bastante tiempo y circunstancias también difíciles y nunca hemos caído en una provocación. Y quiero terminar el Gobierno sin un solo acto de represión, sin una masacre, sin desaparecidos, con paz, con tranquilidad, pero al mismo tiempo sin autoritarismo», comentó López Obrador.

Esta mañana, en conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal criticó que «los de arriba» únicamente piensen en resolver la violencia con el uso de la fuerza.

«Fíjense que la gente me entiende, porque nuestro pueblo, cuando se habla de violencia, no piensa igual que los de la cúpula. Los de arriba quieren resolver todo con el uso de la fuerza, con cárceles, amenazas de mano dura, leyes más severas, así piensan», mencionó.

López Obrador dijo que el hombre no es malo por naturaleza y que la violencia en el País se desató por el abandono al pueblo y el contubernio de autoridades con la delincuencia organizada.

«Incluso, los conservadores olvidan que los seres humanos, todos nacemos buenos, todos y que son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino de las conductas antisociales, no somos malos por naturaleza.

«Pero eso, aunque vayan a los templos, aunque vayan a la Iglesia, eso no lo alcanzan a internalizar y entender también que la violencia en México se desató por el abandono del pueblo y también por el contubernio de autoridades con la delincuencia organizada», añadió.