Abel Vázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Además de ayudar a adquirir hábitos útiles para el mercado profesional, la productividad contribuye a cuidar la salud mental.

Haz rendir tus días

El trabajo efectivo y de calidad que se realiza en un tiempo programado para cumplir metas personales, laborales y académicas se define como productividad.

A juicio de especialistas, se trata de una cualidad que no sólo permite adquirir hábitos útiles para el mercado profesional, como la puntualidad, sino que además contribuye al bienestar de las personas, pues confiere la sensación de tener el control.

¿Necesitas mejorar en este aspecto? Sigue los consejos que especialistas dan al respecto.

Con reloj en mano
Respetar los horarios establecidos es un aspecto clave para avanzar en los pendientes.

El motivo, explican especialistas, reside en que así las personas aprenden a organizarse mejor y a manejar fechas límites.

Lo anterior, además, reduce la posibilidad de experimentar ansiedad.

Por ello, cuando sea momento de estudiar o laborar, es altamente recomendable que las personas mentalicen lo que deben realizar y se alisten como si fueran a trabajar fuera de casa.

Vestido para laborar
Entre semana, levántate a la misma hora que acostumbrabas cuando ibas a la escuela u oficina y prepara tu jornada.

Recuerda dejar la pijama sólo para dormir.

No olvides llevar una agenda con los objetivos a cumplir y ve tachando los avances conforme los acabes para conservar la motivación .

También aprovecha la tecnología para facilitar el trabajo remoto y la gestión de proyectos. Apps como Monday y Trello son algunos ejemplos.

Controla tu espacio
Evita distractores como la televisión y las redes sociales para que te concentres en tus deberes y los acabes pronto.

Y, en la medida de lo posible, realízalos tus pendientes en un lugar en el que estés por tu cuenta.

Alejarse de la cama y del sofá es un aspecto crucial para evitar somnolencia.

Lo ideal es que tengas un asiento cómodo y firme con el que logres una buena postura durante tu jornada.

No todo es trabajo
A diario, destina al menos dos descansos de 15 minutos para relajarte, comer un snack o hacer estiramientos.

No olvides respetar tu horario de comida, entrada y salida.

Recuerda desarrolla itinerarios que incluyan las actividades que más disfrutas para que no olvides realizarlas en tus tiempos libres.

Agendar una videollamada con tus amigos, cocinar o practicar alguna rutina de ejercicio, por ejemplo.