La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Federación Latinoamericana de Mercados de Abastecimientos y la Confederación de Centrales de Abasto trabajan en México para incidir en los alimentos que se venden al interior de las escuelas de nivel básico, porque es tiempo que las cooperativas ofrezcan alimentos cada vez más nutritivos. Así lo informó el vicepresidente nacional de la región centro de la CONACCA, Luis Miguel Rentería Arias.
El líder del sector señaló que desde los mercados se impulsa una seguridad alimentaria a nivel mundial en tres conceptos suficientes, variados e inocuos, es decir que no le hagan daño a los mexicanos. Ahora se quiere tomar acción dentro de las escuelas para propiciar cuerpos humanos sanos y resistentes, ya no es válido solo hablar de dietas para reducir de peso sino de nutrición.
Una vez que sea posible regresar a las aulas, la Confederación de Centrales de Abasto buscará que los niños puedan acercarse a las frutas y a las verduras para que las conozcan y sepan de dónde provienen y quiénes las trabajan para que valoren al campo y toda la cadena que ocurre para que llegue a la mesa de sus hogares.

El vicepresidente nacional de la región centro de la CONACCA recalcó que se le apuesta a enseñar a los niños para que ellos mismos impulsen el cambio de cultura de los adultos, es decir de los papás. La idea es que ellos mismos soliciten una mejor alimentación.