Staff / Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- La Fórmula Uno está haciendo hasta lo imposible por salvar la temporada 2020, en la que ya se vieron afectados 10 Grandes Premios.

La intención es iniciar la campaña en julio en Austria y posteriormente en Silverstone, Gran Bretaña.

Ross Brawn, director deportivo de la F1, aclaró que se contempla que en Europa no haya aficionados en las tribunas y limitar el acceso a los circuitos.

Agregó que se reducirían de 160 a 60 empleados por escudería, restringir o incluso prohibir el acceso a la prensa y hospedarse en hoteles cercanos a los circuitos.

“Todas las personas que entren en el paddock serán sometidos a un test para recibir una autorización antes de que puedan ingresar. Y luego, cada dos días, pasarán test mientras estén en el paddock. Para todas las carreras europeas usaremos la misma instalación para realizar esas pruebas”, dijo Brawn a Sky Sports.

“Tendremos restricciones sobre cómo las personas se moverán dentro del paddock. No podemos tener a personal que se aleje socialmente, por lo que debemos crear un ambiente dentro de sí mismo que sea efectivamente una pequeña burbuja de aislamiento. Los equipos permanecerán dentro de sus propios grupos. No se mezclarán con otros equipos y se quedarán en sus propios hoteles. No habrá motorhomes”.

La intención de la máxima categoría es realizar de 15 a 18 Grandes Premios para ayudar a las finanzas de las escuderías.