Al finalizar el segundo partido de la serie entre Lobas y Mieleras, se tuvo una pequeña rueda de prensa con el coach del equipo de Aguascalientes, Israel Zermeño, y la estrella de Lobas, Hazel Ramírez, en donde ambos acordaron que su deseo es terminar la serie en Guanajuato en el próximo partido.
El entrenador de Lobas mencionó que la rotación fue clave para que este partido se volviera a ganar en casa, y es que, en el primer encuentro, la tarea de Israel fue analizar el equipo contrario, ver las debilidades y posteriormente atacarlas, algo que se aplicó ayer mismo.
En cuanto al tema de faltas y desgaste físico, el coach de Aguascalientes confirmó que, en estos partidos finales, es necesario tomar precauciones, pero que, a la par, hay que estar conscientes de que son duelos de matar o morir, así que, a lo largo de la semana, trabajará junto con las jugadoras para poder hacer el mismo trabajo hecho en Aguascalientes, y así lograr el campeonato.
El plan de Lobas, para su visita a Guanajuato, es primordialmente descansar este lunes, recuperar un poco el estado físico por la desgastante serie pasada y, a partir de mañana, alistar todo lo referente al siguiente o siguientes encuentros, para después partir el viernes a Guanajuato y jugar el sábado el tercer duelo de la serie.
Antes de las palabras de Zermeño, el coach de Mieleras, Jonathan Villegas, mencionó que la presión de ganar está del lado de Lobas por ser las favoritas y tener la nómina más alta, a lo que Israel Zermeño respondió que la presión también está del lado de Guanajuato, al ser el equipo más ganador de la LMBPF y tener también la tarea de ganar.
Por otro lado, Hazel Ramírez agradeció mucho el apoyo de la afición en esta serie final, mencionando que, si no fuera por su aliento, no estarían a un paso de llevarse el campeonato y que, sin duda, harán todo lo posible por sellar su victoria este próximo sábado, sin la necesidad de regresar a casa.