Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Dos inmuebles que la Fiscalía General de la República (FGR) ha investigado como parte de la acusación en contra de Ricardo Anaya, por los presuntos sobornos de la reforma energética, fueron adquiridos desde 1993 y 1995 por la madre y la suegra del panista por un total de 701 mil 300 pesos.
La FGR busca imputar al panista por los delitos de asociación delictuosa, cohecho y lavado de dinero, en una carpeta de investigación que inició con una denuncia del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, quien asegura haberle entregado un soborno de 6 millones 800 mil pesos.
En dicha indagatoria, la Fiscalía puso en la mira una casa localizada en el lote A-404 “A”, de la Sección Los Arcos, en el Fraccionamiento Club Campestre de Querétaro, porque la esposa de Anaya fue registrada como propietaria del inmueble por las mismas fechas del supuesto soborno.
Pero conforme a documentos registrales, Carolina Martínez Franco, esposa de Anaya, recibió este inmueble en donación el 30 de julio de 2014, antes de que ocurriera el supuesto soborno, el cual ha sido fechado por Lozoya en la primera semana de agosto de ese año o, quizá, el día 8 de ese mes.
Y la persona que le concedió la propiedad a Martínez fue su madre Maribel Natalia Franco Suárez, mediante un contrato donación suscrito ante Sergio Zepeda, integrante de la Notaría Público 16 de Querétaro.
El otro bien es la casa del Lote A-7C del mismo Fraccionamiento, el cual fue donado a título gratuito por María Elena Cortés Palacio a su hijo Ricardo Anaya el 18 de marzo de 2005, nueve años antes de los supuestos sobornos de la reforma energética.