Vivir el momento presente y hacerlo con alegría y optimismo es lo que se recomienda para afrontar las celebraciones de fin de año cuando en la familia hay alguna persona que padece demencia. Así lo consideró Carolina Bernal López, integrante de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes.

La especialista dio a conocer algunos consejos para familiares, cuidadores y personas con demencia a fin de que puedan disfrutar de estas celebraciones:

  1. INFORMACIÓN. Es conveniente poner al día a familiares y amigos. Informarles del estado actual de la enfermedad y darles unas pautas básicas para que actúen con el paciente con naturalidad y sin temor. Es recomendable también que los amigos y familiares del paciente se dirijan a él de uno en uno y de manera tranquila.
  2. INTEGRACIÓN. Incluir a los niños en las celebraciones. Los niños siempre regalan alegría a sus abuelos y a la gente mayor, por eso es bueno implicarlos en las fiestas y propiciar que se relacionen con normalidad con el paciente.
  3. PRUDENCIA. Tener un espacio de descanso para el paciente. Para evitar situaciones demasiado estresantes, se aconseja adecuar y tener disponible un espacio donde el paciente se pueda retirar si necesita descansar o prefiere estar solo, así como tener una actividad preparada que le mantenga calmado y que esté acostumbrado a hacer.
  4. COLABORACIÓN. El cuidador debe intentar relajarse y disfrutar también de las fiestas. Para hacerlo, debe propiciar que otros familiares y amigos también estén pendientes del paciente, así como pedir su ayuda para los preparativos de las celebraciones.
  5. TRADICIÓN. Si existe alguna tradición familiar en la celebración, se recomienda mantenerla. Cantar villancicos, por ejemplo, puede incidir en los efectos terapéuticos que la música tiene en casos de pacientes con demencia.
  6. TACTO. Ante un comportamiento inapropiado durante la comida, se aconseja intentar distraer al paciente y derivar su atención hacia alguna otra cosa.

“Si familiares y cuidadores disfrutan de las fiestas, será más fácil que el familiar con demencia también lo haga…” Carolina Bernal, gerontóloga

¡Participa con tu opinión!