Echa para abajo la Sala Especializada en materia ambiental y de regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, la autorización otorgada por la delegación de la Semarnat para la construcción de la Plaza Outlet por parte de la constructora promovente y le pide a dicha instancia federal que se haga todo de nuevo bajo una revisión profunda de la solicitud, informaron ambientalistas.

En conferencia de prensa, en la que estuvieron presentes los representantes de Movimiento Ambiental de Aguascalientes, IMEPP y Conciencia Ecológica de Aguascalientes dieron a conocer dicho resolutivo que tardó dos años de lucha jurídica. Al respecto, la abogada Rebeca Castillo Delgado explicó que el Tribunal Federal reconoció que se cometió una violación a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, ya porque no hubo una revisión y análisis para justificar el por qué se puede hacer dicha construcción. “Al revisar el expediente nos dimos cuenta que no estaban los estudios técnicos justificativos y la Semarnat dio por válido lo que le dijo la Promovente de que no va a haber afectación”.

Castillo Delgado aclaró que cuando el promovente realizó el derribo de poco más de 200 árboles en 2017 que en su mayoría eran mezquites y huizaches, ello fue legal porque tenía la autorización de la Semarnat, pero al día de hoy no pueden hacer nada porque ya no tienen el permiso para continuar, por lo que tuvieron que hacer un pago de compensación que no pasó de 120 mil pesos al Fondo Forestal Mexicano.

Afirmó que aunque se mantiene latente la posibilidad de que el promovente pueda obtener el permiso para construir dicha plaza comercial de parte de la Semarnat, los ambientalistas vigilarán que se cumpla la sentencia del juez de que se haga el debido análisis y que se establezcan medidas de mitigación que sean acordes al proyecto a realizar, tales como el uso de un concreto que permita el 100% la permeabilidad del agua, entre otras acciones.

“Se va a reiniciar el procedimiento y como ambientalistas vamos a estar muy al pendiente de que se cumpla con todo, evidentemente esto abre la puerta a una nueva era de análisis y de criterios de evaluación de impacto ambiental que nunca antes se habían visto. Aquí afortunadamente la ley nos da la razón, hay claros elementos para detener la obra y esperemos que no se haga”, finalizó.